8 tips para rodar con lluvia

“Algunas personas sienten la lluvia;
otras, solo se mojan”.
Bob Dylan

Por Oso Oseguera*

1. Vístete para permanecer seco. Tener frío y estar mojado es la mejor manera de enfermarse. Usa una chamarra o impermeable a prueba de agua. Sí, que no deje pasar ni una gota. Son costosos, pero valen la pena. Si este capa tiene manera de “respirar” entonces tampoco llegarás húmedo “por dentro”. La tecnología Gore-Tex es una opción. Cubre tus zapatos con botas de neopreno y tus manos con guantes resistentes al viento y al agua.
2. Usa lentes. Tapar tus ojos con gogles ayuda a rodar más seguro. Una chamarra con capucha y visera entre el casco y tu cabeza ayudará mantener seco el cráneo y a que caiga menos agua sobre tu rostro. Si vas a usar lentes, fíjate que sean anti neblina, así mientras esperas el verde en el semáforo no se empañe el paisaje.
3. Evita charcos y arcoíris en el pavimento. No pases sobre un charco. No sabes qué hay debajo: ¿un hoyo, una coladera destapada, un cráter, o pavimento liso? Así que mejor elúdelos. Si ves que hay arcoíris en el pavimento también sácales la vuelta, son marcas de aceite que pueden hacerte resbalar. Tampoco pises hojas húmedas, son igualmente traicioneras.
4. Cuidado con las vueltas. Las vueltas con pavimento húmedo son maniobras riesgosas. Inclínate lo más que puedas al lado contrario de la curva y apóyate en el pedal opuesto a la curva. Inclina más el cuerpo que la bici. Esto te permitirá dar la vuelta con una velocidad razonable, mientras el cuerpo mantiene el balance sobre la bici en tanto las ruedas eluden las líneas pintadas y hoyos.
5. Ponle salpicaderas. No importa cómo se vea tu bici, lo relevante es que no vas a llegar rociado de lodo gracias a estas útiles accesorios. Cuadruplicarán tu factor de confort y mantendrán clara la visibilidad. Entre más largas mejor.
6. Aceita la cadena. En época de lluvias ponle un aceite más denso a la cadena. Es mejor tener una cadena que requiera limpieza en vez de una que se atora por el polvo pegado. Recuerda, el aceite no entrará entre los eslabones hasta que la cadena esté completamente seca.
7. Que te vean. Con la lluvia los automovilistas se pasman y se atolondran. Es vital que te vean. Usa luces, chaleco o algún distintivo que te haga conspicuo en las calles. Las luces laterales son tan importantes como las traseras (te recomiendo un par: una en el caso y otra más debajo del sillín) como la delantera. Las luces laterales vienen bien en los rines de la bicla.
8. Aguanta, aguanta tantito. Esperar 20-30 min después de comenzada la lluvia para rodar. Es más o menos lo que tarda en “lavarse” el aceite sobre el pavimento, haciéndolo mucho más resbaloso.

* El autor se cuida de la lluvia. Ahora está estrenando pantalones y chamarra Columbia, que adquirió en rebaja en pleno verano en un outlet. Pagó por ambos apenas 130 dólares. Ya los probó y asegura que resultaron una maravilla.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Blue Captcha Image
Refrescar

*