Así late un corazón ciclista

Julio Espíndola preside la asociación civil Saca la bici, que promueve a la bicicleta en Querétaro como medio de transporte.

Por Oso Oseguera*

Levantarse los domingos a las 5 am, trabajar diario –de lunes a domingo–, asistir a reuniones, ayudar a armar bicicletas, impartir talleres, coordinar un paseo dominical (hoy solo lo supervisa), tratar de tener vida propia, presidir una asociación civil en Querétaro y otras tareas le han generado intensas palpitaciones a Julio Espíndola.

Julio es un muchacho de escasos 30 años de edad, se ve más joven, pero tiene la experiencia de un elefante, la agilidad de una gacela, el arrojo de un valiente y el ímpetu y entusiasmo de un idealista.

Él coordina a un grupo de chicos –tan o más entusiastas que él– en la asociación civil Saca la bici, que opera en Querétaro.

Saca la bici es una comunidad ciclista que busca recuperar espacios públicos, fomentando el uso de la bicicleta como medio de transporte, promoviendo la salud, seguridad, deporte, medio ambiente y la diversión urbana.

Saca la bici tiene varios programas:

Publi Bici

Permite el uso de bicicletas a personas que no cuentan con una propia. Poseen 30 bicicletas disponibles para la renta dentro de los programas de Saca la Bici, Paseos Nocturnos y la Bici-Vía Recreativa.

Paseo a ciegas

Ayudan a personas con discapacidad visual a andar en bicicleta. El programa cuenta con bicicletas dobles y el chofer recibe una sensibilización de cómo es la vida a diario sin poder ver.

Quitamos rueditas

Imparten talleres para aprender a andar en bicicleta mediante técnicas que aseguran un aprendizaje efectivo. Las clases son para niños y adultos.

Ellas en bici

Rodadas sabatinas que a medio trayecto realizan una actividad de integración más directa como visitar un sitio cultural o ir a comer algo. Cada semana reúnen a 50 personas, en su mayoría mujeres que gustan de la bici.

Paseos nocturnos Saca la Bici

Recorridos nocturnos semanales para ver las calles desde otra perspectiva. Cientos de ciclistas pasean juntos por las calles de Querétaro con diversión y convivencia saludable.

Arma la Bici

Taller comunitario que ofrece en sus instalaciones la herramienta necesaria para llevar acabo cualquier reparación de bicicleta, también cuenta con un profesor especializado, para la orientación en el uso de las herramientas. El programa además visita diferentes escuelas.

Y todos estos programas los operan no más de 6 personas (hombres y mujeres), todos muy entusiastas, todos con habilidades y capacidades distintas para operar los diferentes programas. Y para los programas masivos se asisten de voluntarios –hasta 50– que ayudan a mantener al día las actividades de Saca la bici.

Un programa muy importante que Saca la bici administró y operó por dos años es Querétaro se mueve en bici. Este consistía en ofrecer el Servicio Municipal de Bicicleta Pública de segunda generación semi-automático.

Desde que llegó la nueva administración priista, solo supervisan el Paseo Ciclista dominical. A mediados de octubre Saca la bici informó que personas del municipio les recogieron 18 bicicletas que prestaban.

Según el comunicado de prensa, las bicicletas se encontraban en un modulo de préstamo del programa llamado “Querétaro se mueve en bici”, que funcionaba con una cooperación voluntaria para el mantenimiento de las bicis, este programa se quedó sin recurso y los que pertenecemos a la Asociación Civil Saca la Bici, comenzamos a operarlo con bicis propias, mismas que fueron donadas por la Caja Gonzalo Vega”.

El fragor del trabajo y la intensidad de la pasión ciclista alientan el trabajo en Saca la bici, que a pesar de estos reveses mantiene la operación. Y para muestra una estampa: El domingo pasado Julio enseñaba simultáneamente a tres niñas y dos niños, de esacasos 6 años, a andar en bici. Ellos no sabían nada. Con una técnica que evita que se caigan, Julio acompañó a sus pupilos, los instruyó a caminar con la bici, a sentir el equilibrio, el peso de la bici y, finalmente, a pedalear poco a poco. La clase duró aproximadamente 1.5 hrs y si bien no salen rodando, terminan confiados y listos para en la siguiente sesión dominen la técnica.

Julio termina empapado en sudor de ir corriendo al lado de cada niño sosteniendo con una mano el manubrio y con la otra la espalda del infante. Los padres observan de lejos los avances de sus hijos. Al concluir la clase, una de las niñas agradecidas se acerca a Julio, le extiende la mano y deposita 10 pesos en la mano franca del maestro. “Es una cooperación voluntaria”, dice Julio Espíndola con una sonrisa plena.

* El autor visitó a Saca la bici y tomó el taller de Arma la bici. Batalló con una bicicleta india: ponerle eje nuevo a la llanta trasera de un solo piñón. Descubrió que el arte de armar una bici combina rigor y precisión matemática con poesía y feeling.

 

2 Comments

  1. Carlos says:

    Me parece excelente promover el uso de la bicicleta! Lo unico que les recomiendo es que respeten a los peatones asi como los ciclistas exigen respeto de los automovilistas. Ayer sabado 29 me toco ver un grupo de ciclistas paseando por zaragoza, todo iba muy bien organizado pero al llegar al semaforo del cruce peatonal frente a la alameda, NINGUN ciclista se freno con la luz roja, los peatones tuvieron que esperar hasta que pasara el ultimo de los ciclistas. Un señor de un carro hasta se hizo de palabras con uno de los ciclistas que iba cuidando al grupo.
    Asi que por favor les pido que Respeten para que ustedes sean respetados. Saludos!

  2. oscar says:

    es una autobiografía?.. o simplemente se evanagloria?.. julio x aquí.. julio x alla.. yo he asistido varias veces a la ruta de hecho inicie en el 2011 junto con chiris, oscar, y julio. asi como un pequeño grupo.. pero esto es bonito,, quien lo hace de coraza no lo repite una y otra vez.

Leave a Comment

 
 




 

Blue Captcha Image
Refresh

*