Bicis fantasma: misterioso origen

Jo Slota se dedicó a pintar de blanco las bicis abandonadas y encadenadas en postes y rejas en San Francisco, California.

 

 

 

 

 

 

 

 

“Ya todo es esquema/
desde que partió tu barco.

Máquinas, sistemas,/
estructuras sin embargo.”

Rockdrigo González

 

Por Oso Oseguera*

El misterio detrás de la historia de las bicis fantasma aún no está esclarecido. Lo cierto es que sirven de recuerdo de una persona que pedaleó y ya no lo hace más.

Hay diversas versiones de cómo surgió la idea de colocar bicicletas pintadas de blanco –bicicletas fantasma– encadenadas a postes de diversas ciudades del mundo. Un hecho es irrefutable: conmemoran a una persona que vivió, pedaleó y falleció en un trágico accidente vial.

La historia que se remonta más atrás en el tiempo, es la de Ámsterdam. Esta dice que la idea original de pintar bicicletas de blanco ocurrió en esta “liberada” ciudad europea, en la década de los 60, como un proyecto anarquista para “liberar” el transporte en dos ruedas blancas. La filosofía detrás del proyecto era que las bicicletas blancas las podía usar cualquiera y nadie se las robaba para que otra persona la pudiese usar. Sí, sí… eran los años 60, era Ámsterdam.

Otra vertiente cuenta que la idea de las bicicletas fantasma en Estados Unidos pueden tener su origen en un proyecto del artista Jo Slota, en San Francisco, en abril de 2002. De hecho empezó como un esfuerzo puramente artístico. Slota estaba intrigado por las bicicletas abandonadas que se encontraban en la ciudad: encadenadas, pero despojadas de las partes útiles. Él comenzó a pintarlas de blanco, y publicó fotografías en su página web: www.ghostbike.net. Sin embargo, parece que alguien tomó la idea con un objetivo distinto. San Francisco es una de las ciudades más seguras en Estados Unidos para rodar, mas no para dejarlas encadenadas, y las bicicletas conmemorativos fantasma surgieron en otras partes, con cambios en la idea original de Slota.

Según el periódico inglés The Guardian, la primera bicicleta fantasma registrada fue vista en en St. Louis, Missouri, Estados Unidos en 2003. Un testigo de una colisión fatal colocó una bicicleta pintada de blanco en el lugar donde aconteció el accidente y puso un mensaje: “Aquí fue golpeado un ciclista”.

Después de observar cómo un automovilista golpea a un ciclista en su carril sobre Holly Hills Boulevard, Patrick Van der Tuin colocó una bicicleta pintada de blanco en el lugar con un cartel pintado a mano. Al darse cuenta del efecto que esto tuvo en los conductores de la zona, Van der Tuin y sus amigos colocaron más de 15 “bicicletas fantasma” en lugares prominentes en el área de St. Louis, donde ciclistas habían sido recientemente golpeados por automóviles. Este equipo de “sembradores de bicis fantasma” usaron vehículos dañados, en algunos casos deliberadamente maltratados para crear el efecto deseado de llamar la atención y despertar la conciencia aturdida de los automovilistas.

Proyectos similares se iniciaron en Pittsburgh en 2004, Nueva York, Seattle en 2005, Alburquerque, Chicago y Toronto en 2006. En agosto de 2005, cerca de 40 bicicletas fantasma se colocaron a lo largo de Seattle para llamar la atención de lugares donde ocurren los accidentes.

En el 2008 se puso una bicicleta fantasma en Dupont Circle, Washington, DC, en conmemoración de un ciclista muerto por un camión basura. La bici se mantuvo ahí un año completo. Cuando fue retirada por empleados de la ciudad, los amigos del fallecido la reemplazaron con 22 bicis fantasma más, una en cada poste de la cuadra.

En la ciudad de México hay varias bicis fantasma. Una que está en avenida Universidad, sobre el camellón donde estuviese el Pecime, un cine de antaño, casi llegando a Río Churubusco. Otra bici fantasma está en avenida Insurgentes esquina con Puebla en lo alto de un poste. Y una más en la Condesa, que honra a Ignacio S. Martínez, policleto que falleció en 2009.

* El autor curiosea dónde hay bicis fantasma en su ciudad. Las que ha visto tienen incluso un cartelito con los datos del fallecido (al menos la de Universidad). Se le estruja la cadena nomás de pensar en una muerte trágica.

One Comment

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Blue Captcha Image
Refrescar

*