Buzón de quejas

odio-a-los-ciclistas

En este peregrinar y “evangelizar” sobre el uso y bondades de la bici también me ha convertido en un depositario de las quejas, basura y reclamos de quienes no ruedan.
Hay de todo, hay gente “amarguete” que solo ve lo malo –y que, ciertamente, es muy malo–. Ese no es el problema, el inconveniente ocurre cada que vez que me encuentro con ellos me dicen lo mismo: “Tus amigos ciclistas van por la banqueta, vienen en sentido contrario, se pasan los altos, no traen luces y un largo etcétera”. Vamos, siempre la misma cantaleta. Además de renegones, son desmemoriados.
Al principio intentaba defender a los compas ciclistas, pero yo también me topo con ellos en la bici y les digo: “Vas al revés, por la banqueta ¡no!, ponte una luz, entre otros”. Ellos suelen responder con insultos. Ya me vale.
Pero volvamos a los quejosos. Estos son hombres y mujeres de la mediana edad (como les dicen ahora). El otro día un gran amigo me digo: “Mira lo que provocas. El otro día me encontré uno en el Circuito Interior. Casi lo arrollan. No había tráfico y estaba peligroso”. Yo pensé: Uf, pero qué intrépido e inconsciente, qué animal (yo también lo he hecho, eso sí, a las 3 pm, cuando se mueven a 20cm cada cinco minutos).
No sé, pero estos amigos creen que yo no debo seguir incentivando a nadie a rodar por la ciudad o al contrario que yo debiera educarlos. Vamos, el esfuerzo de hacer este blog y la página tratan de dar información de cómo ser un mejor ciclista, pero tanto como educar, pues no. Los gobiernos locales también hacen sus esfuerzos, poco intensivos creo, pero ahí van.
La gran mayoría de los automovilistas no usan las direccionales y yo no me quejo con ningún propagador de noticias de autos sobre lo mal que manejan, apenas les miento la madre en mi cabeza o desde mi coche, pero nada más.
Es curioso que ellos me consideren un vocero de la comunidad ciclista, un auténtico buzón de quejas. Ah, pero eso sí, no les niego la razón, no los desmiento y yo también entro en detalles. Pero también les digo: ¿Y le dices algo? ¿Le señalas el error? ¿O nada más vienes a quejarte conmigo?

* El autor pondrá un buzón de quejas también de automovilistas faltosos, de taxistas rijosos, de camioneros agresivos y de microbuseros gandallas. Y, claro está, otro sobre ciclistas poco informados o, de plano, torpes y temerarios.

4 Comments

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Blue Captcha Image
Refrescar

*