Calentamiento físico y daño sexual en mujeres

Cuando ruedes, de cuando en cuando, ponte de pie sobre los pedales para estirar las piernas.

Es importante que al inicio de tus rodadas no hagas esfuerzos bruscos no solo con las piernas, incluso con los brazos. Por ejemplo, tratar de levantar la rueda delantera para evitar un borde o un hoyo mal parchado, podría desgarrarte un hombro.

Por Oso Oseguera*

¿Calentar o no antes de una rodada?

“Los estiramientos ayudan a que se muevan mejor los músculos y articulaciones, auxiliar a llevar más fluido sanguíneo a los músculos y calientan el sistema neuromuscular. También incrementan la fuerza y dan más flexibilidad”, escribió Malachy McHugh, director de Investigación en el Instituto Nicholas de Medicina del Deporte.

También puedes calentar sobre la bici: rueda ligero por unos minutos, luego realiza movimientos exagerados, tensa las piernas -muslos, pantorrillas y tobillos- y estira también los tobillos al mismo tiempo que te paras sobre los pedales, levantando el trasero y moviendo la cadera hacia adelante y hacia atrás y a los lados. Allá tú lo que digan y comenten los peatones o los automovilistas, pero es por tu bien.

¿Y después de la rodada?

Hacer estiramientos estáticos -trata de tocar los tobillos- con las muñecas alarga la fibra de los músculos y mejora la circulación. Pero espera hasta que hayas concluido la rodada para hacerlos, una revisión de 361 estudios concluye que anticipar estos estiramientos no previene las lesiones. Si hiciste una rodada intensa de al menos 30 minutos, sin lugar a dudas, tendrás que estirar.

¿La bici puede afectar la salud sexual las mujeres?

En un estudio de 2006, realizado por la Universidad de Yale, los investigadores concluyeron que las mujeres han mostrado decremento en la sensibilidad genital.

Luego entonces, los fabricantes de sillines inundaron el mercado con asientos estrechos que incorporan un ranura a lo largo del sillín, que ya no ejerce tanta presión en la zona del periné. Resulta que hay venas en el trasero que no deben tocarse ni con el pétalo de una rosa.

El año pasado, otro estudio, de los mismos investigadores reportó: “Los asientos ranurados y estrechos provocan más presión, sobre todo, cuando el manubrio está por debajo del sillín, ya que obliga al ciclista a empinarse, ejerciendo mayor presión en el área”.

Lo relevante es que la función sexual no se verá afectada: todas las mujeres en los estudios reportaron que su condición sexual era normal y sana. Lo que en realidad les viene mal es: “La clave está en encontrar factores modificables que ayuden a prevenir las lesiones”, dijo Marsha Guess.

Si tu asiento ergonómico, o no tanto, no te provoca problemas, sin lugar a dudas consérvalo. Si empiezas a sentir molestias o falta de sensibilidad, intenta con un asiento más ancho. La recomendación del Journal of Sexual Medicine es que adquieras uno profesional y que de cuando en cuando, durante tus rodadas, te pongas de pie sobre los pedales y en cuanto te bajes de la bici te reacomodes la ropa interior, los short y/o los pantalones.

* El autor procura hacer sus estiramientos después de cada rodada mayor a 30 minutos. A veces, incluso, en el estacionamiento del restaurante. Hoy se atiende de la raíz de un nervio inflamado en la 5ta lumbar. Gajes de sentarse a trabajar en potros de tortura, que no sillas ergonómicas.

 

0 Comments

You can be the first one to leave a comment.

Leave a Comment

 
 




 


Refresh