Ciclismo y música en armonía

Horacio Franco, flautista profesional, también es ciclista de tiempo completo. Vaya donde vaya lo lleva su bici.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El flautista mexicano Horacio Franco lo mismo se transporta en bicicleta a sus conciertos que a impartir clases de música al Conservatorio. Primero utilizó la bici como medio alternativo de transporte, y después descubrió que es la neta.

Por Georgina Baltazar Gaitán

¿Cómo utilizas la bicicleta en tu vida cotidiana?

Utilizo la bicicleta como transporte fundamental en la ciudad de México desde hace tres años. Como viví en Ámsterdam, me acostumbré, allá todo el mundo usa la bici. Aquí tardé mucho en usarla porque tenía el estigma de que era muy peligrosa, de que iba a poner un pie en la calle y me iban a matar. Cuando probé que esto no era cierto, pensé ¿qué demonios estaba haciendo perdiendo tanto tiempo en el coche, neurotizándome y estresándome de manera gratuita?

¿Cuándo decides adoptar la bici?

Desde finales de 2008, con toda la convicción del mundo, he ido a muchos lugares. Cuando fui director de Madrigalistas de Bellas Artes, iba diario al centro a las 8 de la mañana, durante año y medio, y era maravilloso. Iba por la colonia doctores, y veía que la gente sí respeta. Tenemos un estigma contra la gente que por ir en bicicleta te van a matar, asaltar o echar el carro.

Ahora viajo de la Condesa al Conservatorio a dar clases, no está lejos pero está de subida, entonces es bastante pesado. Lo mismo voy a los conciertos que al centro o a la UNAM. Desde que empecé a andar en bici uso el auto una vez por mes, solo cuando salgo a carretera.

¿Cuándo te das cuentas que la bicicleta es un medio de transporte viable en esta ciudad?

Es un medio de transporte viable cuando tienes la mentalidad abierta de que la ciudad es para todos, tiene geografía plana y muy buen clima. También es muy inhóspita por la falta de educación vial de conductores, peatones, ciclistas y hasta policías.

Es una ciudad que los ciclistas tenemos que transformar, que educar para ir ganando terreno en el sentido más justo de la palabra. La bicicleta no es solo un medio de entretenimiento.

¿Cómo podríamos sumar más ciclistas urbanos?

La clave radica en educación vial. Ya tenemos infraestructura más o menos armada en las calles. ¿Qué les costaría habilitar un carril de Revolución y otro de Patriotismo para las bicicletas? Aunque ya nos podemos comparar con países como Ámsterdam o Dinamarca en el sentido de la infraestructura.

Cuando empecé a andar en bici, pensé que los que iban a hacerme la vida imposible serían microbuseros, camioneros o taxistas. Ahora me da mucho más miedo una persona hablando por teléfono en su auto.

¿Qué beneficios has encontrado?

He ahorrado mucho dinero en gasolina, he hecho más ejercicio cardiovascular, he contaminado menos, ha disminuido mi estrés. En la bici tienes un grado de libertad mucho mayor, aunque esté lloviendo. Mucha gente pone de pretexto que va a llegar a su trabajo sudado. Llevas una muda y te cambias. Con tacones o con traje puedes pedalear. Recuerdo que cuando iba a la Haya veía a los ministros que llegaban en su bicicleta.

¿Qué aditamentos recomiendas?

Mi bici tiene alforjas porque ahí echo todo cuando voy al supermercado. Cuando tienes mucha carga, le pones a la parrilla una cuerda elástica y amarras todo. Los panaderos y los lecheros llevan muchos años en la bici y no les pasa nada.

¿Recuerdas tu primera bici?

Tuve mi primera bicicleta con llantitas atrás a los cuatro años. Creo que me la trajeron los reyes. Nunca aprendí bien, sino hasta los 17 años que llegué a vivir a Holanda.

¿Alguna caída?

Una vez en la vía del tranvía, tuve la fortuna que no me pasara nada más que la caída. Me daba mucho miedo pasar por las vías del tren.

¿Qué ruta es tu preferida en la ciudad?

Cuando voy en la bici no salgo a pasear. Siempre he querido a rentar una bicicleta en otras ciudades, pero no he tenido chance. Ahora que estuve mes y medio tocando en Nueva York, quería rentar una, pero costaba 35 dólares diarios.

¿Qué recomiendas a nuestros lectores?

Quiero instar a la gente a que use la bici como medio de transporte porque la libertad que adquieres de movimiento y en muchas cosas, no tiene precio. Si antes era libre, ahora soy mucho más.

Horacio Franco alguna vez tuvo temor de rodar en la ciudad de México. Una vez que lo hizo, no ha dejado de pedalear.

 

0 Comments

You can be the first one to leave a comment.

Leave a Comment

 
 




 


Refresh