La campana de tu bici

Lo más importante al elegir una campana es que la gente la oiga y, en consecuencia, te vean venir.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Por Oso Oseguera*

La campana, además de ser un accesorio, es como el sonido que combina la personalidad de tu bici y la tuya, es como el timbre de tus paseos.

En Londres, los ciclistas están obligados por ley a tener una campana en la bici. En México… vamos, ni siquiera estás obligado a portar casco, no se hable de un timbre que alerte a los que están a tu alrededor.

Si de campanas se trata, las hay con leyendas, de diversas formas y figuras, con múltiples timbres, con diferentes tecnologías y de muchos colores. Todas sirven, todas hablan (o debiera decir suenan) de ti y de tu bici.

Muchas fabricantes de campanas no hacen precisamente sus productos para cualquier manubrio. Asegúrate que las amarraderas se ajusten y fijen bien al ancho del manubrio de tu bici.

Aquí, una clasificación de campanas:

Reiterativas

Sí, esas que incluyen la leyenda de que te gusta la bici. “Yo (corazón) la bici”. Por si a alguien creyera que te transportas en dos ruedas por obligación.

Fauna

Tienen forma de flor, de catarina, de mariposa y suenan sutil, tímidamente.

Sobrias

Son negras, pequeñas y ligeras, y tiene forma de capello, sin embargo, el gatillo las provee de un sonido prolongado y agudo que logra su objetivo: hacerte visible.

Redondas

La tradicional campana redonda con forma de hongo portobello, algunas son doradas o plateadas (resultado de fundir cobre y zinc) y poseen un gatillo de resorte que las hace sonar con un tintineo de personalidad gallarda.

Ocultas

Estas son intrigantes campanas que se ajustan a manubrios de bicis urbanas. Se insertan en la extremidad del manillar y se hacen sonar como si aceleraras en una moto. El sonido es musical, dulce y con síndrome morse: uno largo y uno corto.

Ecológicas

Para quienes no quieren una campana de metal, la de pájaro carpintero está hecha de madera. El sonido es seco, opaco y creo que difícilmente audible en una avenida transitada. Eso sí, le da un toque ecolook.

Disco

Estos artilugios no solo suenan con potencia sino que incluyen 3 LED que le dan luz roja, verde y amarilla que brincan alrededor de la campana cuando la haces sonar.

Platillo volador

Estas campanas no tienen gatillo. Para hacerlas sonar hay que girarlas, para que los engranes funcionen. Echarlas a andar resulta difícil en momentos de apremio. Eso sí, el sonido llena el espacio y los colores pastel y translúcidos le dan un toque chic a tu manubrio.

Altisonantes

Aquellas que se ayudan de aire comprimido y suenan como claxon de tráiler. Son una grosería y pueden matar del susto a los peatones. Son atemorizantes.

* El autor, después de meses, le colocó una campana a su bici. Parece niño con juguete nuevo, la hace sonar a la menor provocación. Le gusta que lo volteen a ver y que el sonido sea dulce.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Blue Captcha Image
Refrescar

*