Retos de altura con el euro en el aire

Así lucirá la torre que tendrá más de 220 metros de altura.

 

Por Camarón Vaquero*

Una de las cosas que más me fascinan de viajar en bicicleta es la posibilidad de mirar en los puestos de periódicos cuáles son las ofertas noticiosas del día. Así de simple, pedaleando, uno puede enterase de lo que aconteció ayer en México y el resto del planeta mirando los periódicos colgados en los kioskos.

Esta mañana, mientras ruedo, me entero que hoy es un día clave para la Unión Europea ya que sostendrán un encuentro representantes y presidentes de más de 14 países de esa comunidad económica.

De pura casualidad leo esa información en un puesto sobre Reforma, casi al pie de donde se construye la torre ejecutiva de BBVA Bancomer, a un costado del Four Seasons. Me pregunto si lo lograrán, si concluirán esa magna obra que costará no menos de 450 millones de dólares y que fue diseñada por los arquitectos Ricardo Legorreta (qepd) y Richard Rogers, dos de los mejores del mundo. La situación actual de los bancos españoles no está como para darse estos lujos económicos, seguro que pensaran algunas autoridades financieras en el país ibérico.

Por lo pronto, acá en México la labor continua; entran y salen camiones al tope de tierra que sacan y sacan desde hace semanas. Una pequeña parada en lo que entra y sale un camión me permite corroborar que adentro están en plena faena.

En lo que espero que el camión concluya con sus maniobras para entrar de reversa a que lo llenen de cascajo, empiezo a recordar la primera vez que visité España, en 2001. Estaban en pleno proceso de adopción del euro como moneda y la confusión en las compras más simple era inevitable. Recuerdo que el artilugio de mayor popularidad en ventas era una calculadora que hacía de la conversión de pesetas a euros fuera tan simple como sacar el dinero de la billetera.

Ahí montado en la bicicleta, a un costado de la ciclovía de Reforma me acordé de los ejecutivos que nos recibieron en las oficinas de BBVA en Madrid. No recuerdo el nombre de nadie, pero sí sus caras, llenos de optimismo, de confianza; hacía unos meses habían comprado uno de los bancos mexicanos más grandes. ¿Qué habrá sido de ellos en estos 11 años? Ni idea, todo lo que seguí de los negocios financieros no volvieron a ponerme frente a los ejecutivos de BBVA en España.

El camión termina de maniobrar y un sonriente obrero de la construcción con una bandera roja en la mano izquierda nos invita a continuar el camino. Emprendo la marcha en dirección al centro de la ciudad de México y me pregunto si ese trabajador tendrá idea alguna de que su empleo hoy depende de lo que se decida al otro lado del Atlántico, donde los jefes de estado de la eurozona definirán el futuro de Grecia, de España, de Europa misma y de millones de seres en todo el planeta.

Con eso en la cabeza me puse a rodar y luego a escribir esto que ahora lees. El mundo rueda también en un circuito donde la fortuna y el futuro, como siempre, son azarosos y por tanto impredecibles. !A pedalear y teclear! ¿Qué más?

* El autor no concibe la vida como digna de vivirse si no viaja en dos ruedas al menos tres veces por semana a donde sea necesario ir.

 

0 Comments

You can be the first one to leave a comment.

Leave a Comment

 
 




 

Blue Captcha Image
Refresh

*