Rodar en pareja es todavía mejor

Berenice y Alejandro son dos apasionados de la bici. Ella la usa para ir de aquí a allá. Él pedalea 7 días a la semana.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Berenice Aguilar y Alejandro Fragoso comenzaron a pedalear su bicla desde niños, con la ilusión de tener su minivehículo. Ahora Bere la utiliza como transporte alternativo, mientras que para Alex es además una herramienta de trabajo. Bere retomó hace tres años el uso de la bici con un sentido de responsabilidad cívica de generar menos contaminación y tráfico. Cuando puede la utiliza para llegar a la agencia de publicidad donde trabaja. Alex nunca ha dejado la bici, ha tenido la fortuna de vivir en pueblos bicicleteros. Y ahora que regresó al Distrito Federal, volvió a utilizarla por conciencia, por una mejor ciudad y por una movilidad más libre. Además que le sirve para vender el Chai artesanal que él mismo prepara.

Por Georgina Baltazar

¿Cómo comenzó el gusto por la bicicleta?

Alex: A mi papá le gustaba mucho la bici, siempre me llevaba con él en el asiento trasero que acondicionó. Él me enseñó a pedalear, pero no a frenar. A la hora que me soltó no supe qué hacer, sí tuve equilibrio y seguí pedaleando hasta darle la vuelta a la cuadra. En vez de frenar seguía pedaleando, hasta que llegué a una bajada donde había unas piedras, y es lo único que recuerdo antes de despertar en el cuarto de mis papás. Eso no me desalentó para seguir, de hecho tengo varias cicatrices de algunas caídas.

¿Qué significa la bicicleta?

Alex: Diversión, libertad, una forma de no contaminar, de hacer una ciudad más fácil de transitar. Es muy recreativo encontrar rutas, lugares y ver la ciudad desde otro aspecto.

Bere: En la colonia Roma se está formando una cultura de respeto a los ciclistas. Aunque a veces parezca una locura rodar en un sitio donde hay tanta gente. La ocupamos mucho para transportarnos a lugares cerca, los fines de semana vamos a museos, al cine o al centro. Cada vez hay más sitios que tienen espacios para estacionar las bicis, y si no hay cualquier poste es bueno para asegurarla.

¿Cuál ha sido su experiencia de rodar en pareja?

Bere: Andar en pareja ayuda a que te respeten más, al vernos juntos, un automovilista piensa más antes de aventarnos el carro. También hay una serie de planes más extensos. Hasta hemos aplicado el plan pic nic en nuestras biclas. Hacerlo de manera individual es divertido, pero en pareja o con amigos es padrísimo.

¿Qué les gusta de pedalear en la ciudad?

Alex: Veo paisajes que manejando en automóvil no tendría oportunidad, no alcanzas a disfrutar el cielo, las construcciones. Lo difícil de esta ciudad es que no hay una cultura de cuidado al ciclista, por eso a los automovilistas les llamo ‘monstruos del fin del mundo’. Procuramos ir en el sentido correcto, no subir banquetas, parar en el alto, etcétera. Cuando solo ando reclamo mi lugar como ciclista, pero cuando rodamos juntos la voy cuidando.

Bere: Nos preparamos con algunos materiales como el Manual del ciclista. Es importante saber qué puedes hacer, no queremos violentar al peatón. Nos interesa que haya más espacios.

Alex, para ti forma parte de tu rutina de trabajo.

La bicicleta es muy importante en mi vida, la uso siete días de la semana. Tengo tres modelos: uno que uso los fines de semana, otro rodada 28 que me sirve para moverme más rápido entre semana y un triciclo que tiene una caja atrás en el cual transporto el chai que preparo y vendo sobre Reforma. Me han ofrecido motocicletas para mi trabajo, pero no la cambio porque ocupa un lugar de estacionamiento y tiene motor.

 

0 Comments

You can be the first one to leave a comment.

Leave a Comment

 
 




 

Blue Captcha Image
Refresh

*