Sin control, los ciclistas en la capital

ciclistas-sin-control-1
En el cruce de Eje Central con la Avenida Juárez no sólo hay que poner atención a que el semáforo se ponga en rojo para cruzar la calle, también está el riesgo de ser atropellado por un automovilista. Ahora, los cinco sentidos también deben estar alertas para no ser golpeado por los ciclistas que van hacia el Zócalo capitalino o vienen de ahí y no les importa circular en sentido contrario.
En la pasada administración se dio un impulso importante al uso de la bicicleta como medio alternativo al transporte motorizado, pero no se trabajó con los ciclistas para construir una cultura de respeto a los señalamientos y, mucho menos, al peatón y los propios automotores.
En la actualidad, las normas para los pedalistas —que cada día va en aumento— son muy laxas. En el Reglamento de Tránsito Metropolitano sólo se encuentra un capítulo que incluye dos artículos y 20 fracciones dedicados a regular este medio de transporte, que incluso se comparte con los motociclistas.
Pero en ninguno de esos entramados legales se establece una sanción o multa para aquel que montado en una bicicleta infrinja la ley. Incluso la norma puede resultar confusa: “Todo ciclista tiene los mismos derechos y obligaciones aplicables para un conductor de cualquier otro vehículo, exceptuando lo establecido en el presente reglamento, así como todas las provisiones que por la naturaleza propia de la bicicleta no tengan aplicación.
“Dentro de la zona urbana, en las rutas donde se cuente con ciclovía, los ciclistas se encuentran obligados a circular en ella.
“Los ciclistas que no cumplan con las obligaciones de este Reglamento serán amonestados verbalmente por los agentes y orientados a conducirse de conformidad con lo establecido por las disposiciones aplicables”, refiere la parte previa a la tabla que establece el monto de las multas a los motociclistas y que se encuentra en Reglamento de Tránsito.
A la par del incremento del número de personas que utilizan este medio de transporte en la ciudad, también aumentaron los accidentes. De acuerdo con el Consejo Nacional para la Prevención de Accidentes (Conapra), organismo dependiente de la Secretaría de Salud, en la ciudad de México, cada año se reportan 167 accidentes relacionados con ciclistas.
Según esta institución, en la delegación Cuauhtémoc es donde ocurren más accidentes de tránsito. Los cruces más conflictivos entre ciclistas y peatones son Eje Central Lázaro Cárdenas, Juárez, Insurgentes y Paseo de la Reforma, en el Centro Histórico. Así como los cruces de Sonora y Oaxaca, Campeche y Mazatlán, Nuevo León con Baja California y Alfonso Reyes, en la colonia Roma; además de Circuito y Juan Escutia en la colonia Condesa.
La realidad
En un recorrido realizado por EL UNIVERSAL, se identificó que, por lo menos, cada ciclista infringe una de las normas establecidas y muy pocos saben del reglamento avalado por las autoridades del Distrito Federal.
En Paseo de la Reforma, por ejemplo, algunos peatones se mostraron molestos, al ser esquivados en plena banqueta por algún ciclista.
Juan Carlos Herrera acepta no ser un peatón ejemplar, pero trata de seguir los señalamientos, cruza por las esquinas y siempre está al pendiente de no obstruir la vía especial para ciclistas, pero menciona: “es que ya no sabes por donde pasarán cuando hay tráfico, vas pasando la calle y te salen por cualquier carril, o peor, detrás tuyo, en la banqueta”.
En el centro de la ciudad, en la avenida Francisco I. Madero, vialidad exclusiva para peatones, no es libre de los conductores de bicicletas. Algunos paseantes se inconforman al verlos, como Carmen Juárez, quien comenta enfática: “no molesta que pasen por aquí, más bien , que no avisan que van a pasar, creen que con su campanita ya los escuchamos, y yo confiada con que sólo hay gente caminando ni pongo atención, gracias a Dios no me ha pasado nada, pero si me llegan a pegar, yo voy a ser la de la culpa por no estar al pendiente”.
En la avenida Insurgentes, el tránsito se está alentando. Un policía resguarda la vialidad para evitar accidentes. Entre él y los automovilistas pasa un ciclista a toda velocidad, justo a tiempo, antes de que el semáforo le indique el alto, esquiva a los automovilistas entre los carriles centrales, después de claxonazos y señalamientos que le dan al uniformado, éste les indica con sus manos que no pudo hacer nada.
Este diario le preguntó a tres policías de tránsito sobre amonestaciones a los ciclistas imprudentes, quienes dudaron sobre la existencia de un reglamento, por lo que no saben si hay o no sanciones en contra de los infractores.
Uno de ellos comentó que cuando el ciclista pone en peligro a un transeúnte, como ir de lado contrario de la vía, pasarse un alto o subirse a las banquetas, se les tiene que dar la indicación de moverse; sólo en el caso de que llegue a atropellar a un peatón se le puede procesar, y sólo si se agarra in fraganti: “es imposible ubicar a alguien que va en bicicleta” aseguró.
Sin cultura
Agustín Martínez Monterrubio de la asociación civil Bicitekas, misma que participó en la elaboración del Reglamento de Tránsito Metropolitano y del Manual del Ciclista Urbano de la Ciudad de México, alude a que la única estrategia que ayudaría a aumentar la cultura vial y disminuir los accidentes que involucren a los ciclistas, es que los elementos de la Secretaría de Seguridad Pública del Distrito Federal (SSPDF) hagan cumplir las penas que están establecidas en el reglamento. Considera que la omisión por parte de las autoridades, genera una mala costumbre en los ciudadanos.
La diputada local Laura Ballesteros, quien ha participado en la promulgación de la Ley de Movilidad en la ciudad de México, expresó que la falta de cultura vial no solamente es entre ciclistas, sino entre la población en general. “Una persona con poca cultura de la vialidad va a ser un mal peatón, un mal ciclista, un mal conductor de auto y un mal conductor de transporte público. En el caso de los ciclistas, esta falta está incrementando los accidentes en la ciudad de México, por lo que en la Asamblea Legislativa del Distrito Federal (ALDF) se está trabajando en temas de infraestructura donde se pueda cuidar a toda la ciudadanía, mejorando banquetas, abriendo más ciclo vías y arreglando vialidades”, señaló Ballesteros.
“Además se busca fomentar la educación vial entre los usuarios de Ecobici con la entrega de manuales”, agregó la legisladora.
Algunos ciudadanos consideran que las personas que no cumplan con las reglas básicas para transitar en la ciudad de México deberían ser amonestados drásticamente.
(Por Eduardo Hernández, de El Universal)

 

1 Comment

  1. CYNTHIA says:

    Quiero contactarlos para completar un artículo para la Escuela de Periodismo Carlos Septién García.

Leave a Comment

 
 




 

Blue Captcha Image
Refresh

*