Una bella pieza de hierro

"En julio de 2011 abrimos e iniciamos con una promoción de 2x1 para quien llegara en su bicicleta", dijo Daniel Arbide, propietario de Tempura Ki.

Por Camarón Vaquero*

¿Cuántas veces llegas a un restaurante en la bicla y no hay siquiera un poste al cual amarrarla? Más de las que quisiéramos. No hace mucho en la mesa editorial de Diario en Bici criticábamos las millonarias inversiones inmobiliarias que gastan y gastan en estacionamientos para autos y no dejan espacio alguno disponible para quienes llegamos en bicicleta. Un ejemplo de ello es la reciente ampliación del WTC de la ciudad de México (en breve iremos a Plaza Carso para ver qué hay por ahí para nuestros vehículos), donde no hay ni un tubo pegado a la pared; y que conste que ahí organizan el Expo Bici cada año.

Como tendencia contraria, están los pequeños restaurantes que se abren prácticamente cada semana en las colonias Roma y Nápoles.

En este caso en particular nos encontramos con Tempura Ki, situado en las calles de Texas y Pensilvania de ésta última colonia. Ahí, desde hace tiempo, nos habíamos hallado con un peculiar objeto sobre la banqueta, pero apenas este fin de semana pudimos dedicarle su tiempo: un aparcamiento en forma de bicicleta.

En la zona de la Nápoles también ya hay mucha gente rodando, es por ello que cuando Daniel Arbide, el patrón de este comedor japonés, lo inauguró hace ya casi un año decidió colocar un original sitio para que se amarraran.

“En julio de 2011 abrimos e iniciamos con una promoción de 2×1 para quien llegara en su bicicleta a comer con nosotros”, explicó en breve entrevista a las afueras del lugar.

Nos contó que por casi 10 mil pesos pudo hacerse de esta bella pieza de hierro, la cual está inspirada en algunas de las que vio en Holanda hace algunos años. “Me gustaron mucho y ahora que puse el restaurante lo recordé y me di a la tarea de buscar un herrero que lo hiciera. Le hice solo la silueta de lo que quería y el afinó el detalle y los materiales”.

Para quienes les interese, aquí está el teléfono del herrero que hizo el trabajo: 5598 722; pregunten por José Luis Magaña. Lo más complicado no fue la elaboración de las piezas, sino los polis que el día que la instaló querían mordisquearle la cartera. Daniel no se dejó y de todas maneras la puso, claro, con el consentimiento de las autoridades de la delegación.

El menú del lugar está bueno, vale la pena, más aun si llegas y posas tu bicla junto a este peculiar amarradero. En julio próximo será el primer aniversario de Tempura Ki; esténse atentos, su propietario prometió promociones a bicicleteros.

* El autor no concibe la vida como digna de vivirse si no viaja en dos ruedas al menos tres veces por semana a donde sea necesario ir.

Esta bella pieza de hierro está inspirada en algunas que Arbide vio en Holanda.

 

1 Comment

  1. Mitzi says:

    Hola, quisiera saber si pueden proporcionarme el numero correcto del herrero, puesto que ya llamé varias veces de todas las formas posibles, y me dicen que varias personas llaman preguntando por la persona, pero que ahí nadie lo conoce!
    Muchas Gracias!

Leave a Comment

 
 




 

Blue Captcha Image
Refresh

*