5 razones para ir en bici al trabajo

En bici ruedas a la misma velocidad promedio que un coche en tráfico (16 km/h), pero llegas 2/3 del tiempo antes.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

¿Por qué deberías abandonar el coche y treparte al sillín de una bicla? Aquí te doy 5 poderosas, sensibleras y científicas (y estadísticas) razones para hacerlo.

Por Oso Oseguera*

Además de que tendrás una vida más larga, con mejor salud, más energía, menos costos y más diversión… Es oficial, el ciclismo te hace una mejor persona en muchos aspectos. Éstas son sólo algunas de las razones, junto con algunas estadísticas convincentes, para llegar al trabajo en bicicleta.

1.- Te sentirás más feliz

Aparte del aumento de la autoestima y la confianza que aporta estar en forma y delgado, simplemente, pasar más tiempo afuera te levanta el ánimo. Esto es gracias a la capacidad de la luz solar para aumentar los niveles de la hormona serotonina, la que contribuye a hacernos sentir bien.

Así que si quieres vencer el efecto depresivo de sentarte en una oficina iluminada artificialmente, debes salir a la calle y exponerte a más luz del día. La iluminación recomendada para una oficina es de alrededor de 300 lux, mientras que la intensidad del sol sobrepasa los 1000 lux, incluso en días nublados. A plena luz del día (no directamente bajo el sol) son entre 10,000 y 25,000 lux. Así que adelante, sal de allí. ¡Por favor, que te dé algo de sol!

La otra ventaja importante de exponerte a más luz del día en tu vida es que vas a dormir más y mejor. Investigadores de la Escuela de Medicina, de la Universidad de Stanford, pidieron a un grupo de personas que padecen insomnio y cuyos hábitos son sedentarios que pedalearan entre 20 y 30 minutos cada dos días. ¿El resultado? El tiempo que les tomó a los insomnes conciliar el sueño se redujo a la mitad, y el tiempo que pasaron dormidos aumentó en casi una hora cada noche

“El ejercicio en bicicleta te expone a la luz del día”, explica el profesor Jim Horne, del Centro de la Universidad de Loughborough, especializado en la investigación del sueño. “Esto ayuda a mantener al ciclo circadiano en sincronía y a eliminar el cortisol del cuerpo, esa hormona del estrés que pueden impedir el sueño profundo”.

 

2.- Vivirás más tiempo

“Nuestra investigación encontró que aquellos que hacen ejercicio regularmente tienen un riesgo significativamente menor de desarrollar enfermedades cardiovasculares, diabetes tipo II, todos los tipos de cáncer, hipertensión y obesidad”, dice la Dra. Lynn Cherkas del King College de Londres.

La investigación dirigida por Cherkas comparó a más de 2,400 gemelos idénticos y encontraron que aquellos que rodaron en su bicla el equivalente a tres paseos de 45 minutos cada semana eran ‘biológicamente más jóvenes’ por nueve años, incluso después de descontar otros factores como el índice de masa corporal (IMC) y el tabaquismo.

Según la Fundación Británica del Corazón, cerca de 10,000 ataques cardíacos fatales podrían evitarse cada año si las personas se mantienen en forma. Los estudios de la Universidad de Purdue en EU han demostrado que la práctica regular del ciclismo -incluso en dosis pequeñas como 20 kilómetros a la semana- puede reducir el riesgo de enfermedades cardíacas hasta en un 50%.

El ciclismo incluso puede protegerte del cáncer, según la Dra. Ana Raimundo, del Harley Street, centro gastroenterólogo. “La actividad física ayuda a disminuir el tiempo que tarda la comida en pasar por el intestino grueso, lo que limita la cantidad de agua absorbida de nuevo en el cuerpo, dejando las heces más blandas, que son más fáciles de expulsar”, dice ella

Al hacer ejercicio aeróbico, como el ciclismo, también se acelera la respiración y el ritmo cardíaco, lo que ayuda a estimular la contracción de los músculos intestinales y mantenerse más regular. “Además de que impide la sensación de hinchazón que ayuda a proteger contra el cáncer intestinal”, explica la Dra. Raimundo.

 

3.- Transportarte más barato

Los costos del transporte público están subsidiados en la ciudad de México y subirse cada mañana implica una batalla cuerpo a cuerpo. De ahí que en cuanto la gente pueda comprar un cacharrito de cuatro ruedas lo hace y prefiere viajar solo, por horas, en el tráfico citadino, pero ya no se rompe el alma para intentar subir al metrobús o al metro. Y así, todos los días.

Con el ciclismo, los únicos factores de inflación son el aumento del costo de los alimentos y los pagos de la bicla, su escaso mantenimiento y el equipo adicional. De todas formas tienes que comer, y el costo y la depreciación de una nueva bírula se mide, a lo mucho, en pocos miles de pesos, en comparación con los muchos miles perdidos en un coche.

Diariamente se realizan 110,913 viajes en bicicleta en el DF, al año suman 1 millón de viajes en la Zona Metropolitana del Valle de México (ZMVM). Pero esto es solo una gota en el océano.

El tiempo promedio de un viaje en automóvil en la ZMVM es alto y va al alza: en 2007 el tiempo promedio era de 53 minutos, en 2009, 1:20 minutos, según un estudio del Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO).

Según el estudio, si el tiempo se redujera al nivel de Nueva York (38 minutos), los capitalinos y las empresas podrían generar entre 11,500 y 33,000 millones de pesos extra por año.

Además de la demanda que existen en el transporte de pasajeros, los automóviles aumentaron más que la población en los últimos 10 años, por lo que se construyeron de los segundos pisos en Periférico, para frenar la tendencia a la baja de la velocidad promedio, lo cual no sucedió.

Sin embargo “con ese dinero 2,700 millones de pesos se pudieron haber construido hasta 4 líneas adicionales de Metrobús”, expone el documento.

Al disminuir la velocidad de los autos tardan más en llegar a su destino, generando más contaminación. Un vehículo que circula a 16 km/h, casi la velocidad promedio actual de los autos en la ciudad de México, contamina 233% más que uno que circula a 50 km/h. En tanto que la velocidad promedio en la bici es de 16.4 km/h y 31% de los viajes realizados en este vehículos tienen como destino el trabajo.

 

4.- Estarás delgado

Los psicólogos del deporte han encontrado que la tasa metabólica del cuerpo -la eficiencia con la que se quema calorías y grasa- no se eleva durante el trayecto, sino varias horas después. “Incluso después de 30 minutos de bicicleta podrías estar quemando una mayor cantidad de calorías”, dice Mark Simpson, de la Universidad de Loughborough.

Y a medida que te pones en forma, los beneficios son más profundos. Un estudio reciente demostró que los ciclistas que incorporaron intervalos rápidos en su trayecto queman 3.5 más grasa que los que se mueven a un ritmo fijo y más lento.

Un montón de personas que quieren bajar de peso salen a correr porque creen que es la mejor manera de perder peso. Pero al correr se pueden dañar las rodillas y sin duda hay que saber hacerlo para no lastimarse. Eso sí, es mucho más barato.

En cambio, comenzar a hacer ejercicio con una bicicleta –donde la mayor parte del peso se aposenta en el sillín– evita que tu esqueleto y articulaciones no se lleven una paliza.

Una de las ventajas más atractivas de la bicicleta es que puedes combinarla con tus desplazamientos en la ciudad. Así, puedes llegar al trabajo más temprano y más fresco, después de un paseo vigorizante

También te estás ejercitando casi sin querer, de tal forma que te sentirás más en forma y más joven. Según el Foro Nacional para la Fundación de Enfermedades Coronarias en EU, los ciclistas regulares disfrutan de un nivel de condición física igual a la de una persona 10 años más joven.

 

5.- No contaminarás

Se requieren alrededor de 5% de los materiales y energía utilizados para fabricar un coche para hacer una bicicleta. Además, el ciclismo no produce contaminación. Las bicicletas son máquinas eficientes también: viajas alrededor de tres veces más rápido que caminando, con la misma cantidad de energía y teniendo en cuenta que el “combustible” que usas lo pones en tu “motor”.

Tienes una razón de peso para pensar en esto: eres unas seis veces más pesado que tu bici, pero un coche es aproximadamente 20 veces más pesado que tú.

Según los parámetros máximos recomendados por la Organización Mundial de la Salud (OMS) para los contaminantes atmosféricos, más del 90% de los días transcurridos en 2012 han presentado mala calidad del aire en el Valle de México y Toluca. Esto representa un riesgo para la salud de los 21 millones de personas que habitamos estas ciudades, advirtió la asociación civil El Poder del Consumidor (EPC).

Al analizar los reportes oficiales de monitoreo atmosférico del primer trimestre del año, la ZMVM presentó 90 de 91 días por arriba del estándar sugerido por la OMS para las micropartículas PM10, las cuales son sumamente agresivas para la salud humana. A ello se sumaron concentraciones por arriba de los máximos recomendados para ozono (76 días), dióxido de azufre (68 días) y dióxido de nitrógeno (21 días).

En el Distrito Federal la velocidad de los autos se ha reducido a 16 km/h, la misma que en 1909, debido al aumento de la flota vehicular y la falta de crecimiento de la infraestructura vial en los últimos 10 años.

Cada año se incrementa entre un 10% y 15% el número de autos que circulan por las principales avenidas en el DF.

Algunos números que podrían inspirarte a ir por una bici y transportarte en ella:

No necesitas que te diga que subirte a la bici es una buena idea, puedes hacer las matemáticas por ti mismo. Con los beneficios físicos, financieros y ambientales, que pronto descubrirás, el ciclismo realmente es la opción:

• Transportarte en bici es 20 veces menos peligroso que no ir en bicicleta.

• Igual de rápido que un coche en el tráfico, pero a 2/3 del tiempo de arribo al mismo destino.

• 21 minutos es el promedio de un viaje en bici en la ciudad de México.

• Hacer una bicicleta conlleva 6.2 toneladas menos carbono que fabricar un coche.

• 10 bicicletas se pueden estacionar en el espacio que se necesita para un coche.

• Existe una red de 35 km de ciclovías en el DF.

• El ciclismo en México se ha incrementado en un 80% desde 2009.

• 26 kilómetros de recorrido en bici = 800 calorías perdidas. Eso es 4 bolsas de papas fritas o 6 plátanos o 6 latas de refresco de cola.

• El parque vehicular de las zonas urbanas es responsable de la emisión de casi 98% de monóxido de carbono del aire.

• Entre 70 y 50% de los óxidos de nitrógeno son emitidos por los vehículos.

• Alrededor de 40% de CO2 que se emite a la atmósfera y que causa el cambio climático es producido por los vehículos y el transporte en la ciudad.

* El autor llega en su bicla a la oficina o a las citas a las que tenga. Las recepcionistas lo confunden con mensajero, porque llega de shorts y camiseta, paliacate y lente oscuro y una backpack. Siempre pide acceso al baño –su cabina de Supermán– y se cambia. Sale vestido de oficinista y más se confunden las recepcionistas.

8 Comments

  1. Pingback: Viva la democracia! Oda a mi bicicleta. | Cada tarde es un puerto

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Blue Captcha Image
Refrescar

*