Aumenta robo y cambia modus operandi

En una metrópoli llena de caos vial como la Ciudad de México, la bicicleta se consolida como un medio de transporte efectivo y no contaminante, sin embargo este artículo de moda se ha vuelto blanco de los ladrones.
Las delegaciones Cuauhtémoc y Benito Juárez son las detectadas por los grupos de ciclistas y las autoridades como las demarcaciones con mayor incidencia de robo, según cifras de la Procuraduría General de Justicia del DF: de los 976 robos denunciados, la delegación Cuauhtémoc recibió 141 denuncias, seguida de Benito Juárez con 63.
Al respecto, Julio César Castañeda, administrador de la cuenta de twitter @Ayuda_En_Bici, dedicada a la localización de bicicletas robadas, las zonas rojas en dichas demarcaciones son las colonias Roma Norte, Roma Sur, Condesa e Hipó­dromo Condesa en Cuauhtémoc, principalmente en las calles Álvaro Obregón, Insurgentes, Córdova, Jalapa y Orizaba; mientras que en Benito Juárez las colonias de riesgo son Del Valle Norte, Centro, Sur e Insurgentes San Borja.

Modus operandi
Los precios de las bicicletas urbanas más comunes van desde los 4,000 pesos y pueden rebasar hasta los 80,000 pesos, ya que aunque hay ejemplares más caros, normalmente no se usan para trasladarse en la ciudad como rutina, explicó el staff del grupo ciclista ‘Por el gusto de Rodar’.
“Pierdes bastante cuando te roban la bicicleta, si nos vamos por una gama media, más o menos, porque una cosa es lo que costó y lo que se suma cuando la personalizas y eso no es barato”, detalló uno de sus miembros.
Para este grupo, el polígono de Miguel Ángel de Quevedo y Pacífico en la delegación Coyoacán se está tornando peligroso para su tránsito en bici, ya que los ciclistas están siendo despojados de sus bicicletas con amenazas de arma de fuego.
El twittero de @Ayuda_En_Bici resaltó que los robos ocurren en plena rodada; en sitios de aparcamiento, con el corte de cadena, como los bici estacionamientos de Paseo de la Reforma, frente a Conaculta y la plaza comercial Reforma 222, la ausencia de vigilancia permite a los ladrones sustraer los vehículos, según víctimas.
“En esos lugares hay una banda que tiene bien ubicadas a las víctimas; primero pasa un sujeto caminando a revisar las bicicletas y detecta cuáles valen la pena por su costo o piezas, después pasa otro con alicatas de corte y en cuanto rompe la cadena suben las bicicletas a una camioneta y huyen”, relató el staff de “Por el gusto de rodar”.
En este contexto, Julio César Castañeda dijo que existen casos sorprendentes, dónde los ladrones hacen uso de procedimientos insólitos.
“En La Roma a medio día dos ciclistas dejaron aparcadas con una cadena de las más gruesas dos bicicletas, además reforzadas tres candados de alta seguridad atadas a una señal de tránsito y para robarlas doblaron el señalamiento y se llevaron las bicicletas cargando, es increíble lo que pasa”, expresó el ciclista.
Para ambos grupos la mayor alerta está concentrada en una presunta banda de venezolanos que se hacen pasar por ciclistas: recorren en bici las rutas más concurridas, se acercan a los ‘bicicleteros’, inician una conversación y a pocos metros con un par de cómplices los bajan de su vehículo con amenazas para luego sustraerlo.

Monitoreo efectivo
Con el objetivo de evitar el robo de bicicletas en la ciudad, las autoridades del gobierno capitalino analizan desde febrero pasado la posibilidad de instalar estacionamientos seguros.
“La ciudad está pasando a una evolución en donde quizá necesitamos mucho más estacionamientos de bicicletas, eso necesitamos diseñar, pensar, y preparar la acción coordinada para el mobiliario urbano y, en su caso, para poder instalar estos sitios”, destacó el mandatario local, Miguel Ángel Mancera.
La operación sería a través de tarjetas inteligentes con códigos de barras que contengan la identificación de usuarios y los datos de la bicicleta a través de la cual se tendrá control para el acceso de los ciclistas.

‘Vías’ desprotegidas
La inseguridad y el ser despojado de sus pertenencias no es lo único que tienen que enfrentar los ciclistas cuando se convierten en víctimas de la delincuencia, ya que si deciden acudir a denunciar, deben enfrentarse a las autoridades de los Ministerios Públicos, quienes minimizan el hecho delictivo.
“Cuando denuncias, las autoridades hacen del robo de un bicicleta como si se tratara de un chicle; te piden la factura o ticket, para que finalmente cuando les dices que vale menos de 8,000 pesos, te digan que solo fue una bicicleta que no tiene caso que se reporte, porque el proceso por si solo tardará meses”, señaló Julio César Castañeda, administrador de la cuenta de twitter @Ayuda_En_Bici.
A pesar de ello, el twittero exhortó a la comunidad ciclista a denunciar en caso, sin importar el costo de la bicicleta, ya que dice es la única forma de atraer la atención de las autoridades para que se ocupen de brindar mayor seguridad.

Vehículo ‘sin-seguro’
Actualmente, diversas instituciones financieras y aseguradoras ofrecen pólizas contra robo de bicicletas bajo el ámbito de protección al patrimonio.
Sin embargo, al momento no se pueden ofrecer seguros que velen por la seguridad del ciclista o pólizas que le permitan un mayor margen de cobertura ante accidentes o cuando han sido víctimas de un despojo con violencia; esto se debe a la falta de una ley específica que señale atribuciones y responsabilidades.

Mercado negro
Una vez robada la bicicleta es casi imposible recuperarla, advirtió Julio César Castañeda de @Ayuda_En_Bici, ya que cuando se trata de vehículos caros, por lo regular los ladrones las venden por partes.
“Cuando las bicis valen más de 10,000 pesos es difícil que las encuentres porque se venden por piezas, necesitas estar pendiente en segunda mano, mercado libre o acudir a los tianguis dónde sacan las piezas robadas para poder ubicarlas”, puntualizó el joven twittero.
Los lugares más comunes de distribución de refacciones de bicicletas robadas son el tianguis de La Bola, La Raza y San Felipe, así como el mercado de Portales y calles aledañas, así como un pequeño puesto en la calle de Rumania en la delegación Benito Juárez que está distribuyendo piezas robadas.
A pesar de las adversas condiciones, gracias a la cuenta de twitter que administra, se ha ayudado a recuperar al menos tres vehículos.
“Recuperamos tres el mes antepasado, la reconocimos en la calle, fuimos siguiendo a quien la llevaba, contactamos a la persona que denunció el robo, con la referencia de que era la única bicicleta que había de ese estilo en el DF y de inmediato pedimos ayuda a una patrulla y lo detuvieron”, reseñó Julio.
(Diario de México)

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Blue Captcha Image
Refrescar

*