Autos vs bici: Gran Bretaña

bicis-vs-autos-britania

Experimento: colocar una cámara en la cabeza de varios ciclistas urbanos para grabar lo que les ocurre en las ciudades. Concretamente en la ciudad de Londres. Tras revisar los videos, hacérselos ver a un taxista, un ciclista urbano, un camionero y la madre de una fallecida en bici. Esta es la premisa de la que partía el documental Guerra en las carreteras británicas, emitido el domingo 12 de enero en el programa Documentos TV de TVE, que profundizaba en los conflictos entre las dos y las cuatro ruedas. “Actualmente en Gran Bretaña, 34 millones de vehículos y 13 de bicicletas comparten las carreteras. En los últimos tres años, ha aumentado el número de ciclistas urbanos en un millón”, arranca el documental”. Un crecimiento, que abre una batalla por el espacio y plantea una cuestión sobre la seguridad al manillar.
Una carretera de Londres dividida en tres espacios: un carril bici y dos para los automóviles. Un taxista quiere adelantar a otro vehículo y pasa muy cerca de un pedaleante, que le da un toque con la mano en la carrocería del coche. Tras invadir el carril bici, el taxista se baja. “No toques mi coche”, grita. “No toques mi coche”, repite. La cámara que el ciclista lleva en la cabeza lo graba todo. “Si puedo tocar el coche es que ha pasado demasiado cerca”, replica a posteriori el pedaleante. En los conflictos urbanos la gente pierde el control con demasiada facilidad. Algo tan leve como golpear con una mano un coche puede acabar en pelea.
El paisaje urbano de la mayoría de ciudades ha cambiado radicalmente en los últimos años; un nuevo actor ha empezado a circular por calles y avenidas: las bicicletas. Un personaje que no tenía ni guión ni frase en la película urbana, pero que ha conseguido espacio y visibilidad. Como las calles son limitadas, se ha generado un ambiente de competitividad y suspicacia con respecto al resto de usuarios. Pero ¿una guerra?
“No lo veo como ciclistas contra conductores sino como buenos usuarios de la carretera frente a malos”, opinaba Gareth Williams días después de la emisión del documental en la BBC. Él era uno de los protagonistas, el ciclista con gafas y cámara que, según él mismo, reflejaron con una “actitud arrogante”. Después de su aparición en la televisión británica, Williams recibió amenazas en varias redes sociales: “Ese ciclista con gafas en realidad se merece ser tirado de su bici, atropellado y morir!!!”. El programa fue descrito como “estúpido, sensacionalista, simplista e irresponsable”, según Ian Austin, representante laborista del grupo ciclista del Parlamento.
Si bien es cierto que tildar de guerra la reorgacización de las ciudades, vendidas hasta ahora al automóvil, y a pesar del tono bélico, un enfoque alarmista y algunas conclusiones bastante desacertadas, Guerra en las carreteras británicas es interesante. Las grabaciones realizadas por ciudadanos ciclistas revelan muchos de los problemas que tienen las urbes. Entre ellos, la actitud de muchos conductores, el desconocimiento o la ignorancia de las normas por parte de algunos ciclistas y la necesidad de compartir el espacio reduciendo el peligro al mínimo. Del mismo modo, evidencia la fragilidad de los ciclistas frente a los automóviles. Si se mira con atención, el video hace más fácil empatizar con otros usuarios de las vías. También invita a reflexionar. Sobre todo la actitud con la que nos enfrentamos a estos conflictos urbanos. Los conductores nunca deberían olvidar que sobre la bicicleta va una persona; los ciclistas, ser conscientes de su vulnerabilidad. Si alguien tienen dudas, no estaría mal que, con ganas y un poco de criterio, diera al play.
(Por Pablo León, de El País)

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Blue Captcha Image
Refrescar

*