Bicicleta sí, pese a contaminación

bici-contaminacion-1

Aunque andar en bicicleta en ciudades contaminadas como el DF implica riesgos para la salud, los beneficios de pedalear pueden ser mayores.
En teleconferencia, así lo afirmaron especialistas del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT por sus siglas en inglés), así como del Centro de Investigación en Epidemiología Ambiental (CREAL) de Barcelona.
Amalia Holun, integrante del proyecto «Flocksourcing» del MIT, indicó que midieron partículas contaminantes con monitores portables en distintos puntos de la Ciudad, como Paseo de la Reforma.
Las partículas contaminantes registradas varían considerablemente, dijo, dependiendo de la cercanía con el arroyo vehicular.
Lo registrado a 4.5 metros de distancia del arroyo vehicular mostró una reducción 50 por ciento en las partículas, mientras que, a una distancia de nueve metros, la disminución era de hasta 70%.
«Los beneficios de andar en la bicicleta sobrepasan los riesgos (…) hay un 24% menos de probabilidad de padecer trastornos si se opta por este estilo de vida», explicó David Rojas del CREAL.
A nivel mundial, agregó, se ha confirmado la estrecha relación entre la obesidad y sobrepeso entre los automovilistas, por ejemplo, en relación con los ciclistas.

bici-contaminacion
«Cuando andamos en bicicleta nos estamos protegiendo de alguna manera de ser tan afectados por la contaminación del aire.
«Sin embargo, mientras haya contaminación del aire por vehículos automotores, la población seguirá siendo dañada de manera constante», aseguró María José Sendra, investigadora de calidad del aire del Poder del Consumidor.
En tanto, Agustín Martínez, vocero de Bicired, expuso que a los ciclistas les preocupa la mala calidad del aire en un promedio de 8.7, en una escala de 10.
Además, 66 por ciento de 400 ciclistas encuestados dijo padecer ardor de ojos al momento de andar en bicicleta, como consecuencia de las partículas contaminantes.
«Para los ciclistas también es importante circular por vías primarias, por lo tanto, queremos que se disminuya el uso del automóvil particular.
«Es necesario que se invierta presupuesto, cosa que no vemos en la política pública, en movilidad no motorizada y con esto lograremos una red de ciclovías conectadas y senderos peatonales seguros», agregó Martínez.

«Aunque la contaminación del aire es un riesgo, el beneficio sobrepasa este riesgo; la esperanza de vida incrementa significativamente, usando la bicicleta o teniendo actividad física».
David Rojas
Miembro del CREAL de Barcelona España.

(Por Dalila Sarabia, de Reforma)

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Blue Captcha Image
Refrescar

*