Bicicleta y elecciones

La bicicleta es un objeto que puede utilizarse como medio de transporte, para practicar deporte, para la entretención y hoy como objeto de debate de expertos en tránsito. Se tienen versiones para niños, mujeres, hombres, para la montaña, ruteras, de pista, económicas, caras, livianas, resistentes, con rueditas laterales y altamente sofisticadas en tecnología.
En la mayoría de los hogares se dispone de al menos una versión y la gran mayoría de la población sabe usarlas. ¿Por qué entonces las ocupamos tan poco? Se estima que el 6 % de la población las usa regularmente, ¿qué pasa con el resto de la población que físicamente no tiene impedimentos y puede usarlas?
Intentemos responder estas preguntas. Primero, no las podemos usar como medio de transporte, porque no disponemos de una estructura vial segura para el uso de ciclistas, porque las ciclo-vías son un torpe intento de infraestructura vial (por sus dimensiones y porque no pertenecen a una red).
Es por esto que propongo una carrera en bicicleta de todos los candidatos a Presidente, senadores y diputados con etapas semanales desde ahora y hasta las elecciones. El circuito y las etapas, se diseñan en acuerdo con los equipos de campaña. Las etapas contemplarían las principales ciudades de Chile. ¿Creen ustedes que los candidatos aceptarán?, yo creo que no. La clase política chilena representa la crema y nata de la sociedad chilena…
Además, en la gran mayoría de los lugares habituales de trabajo, no se dispone de camarines para que el ciclista pueda bañarse y llegar en condiciones óptimas a sus labores de la mañana.
Segundo, no las usamos para practicar el deporte del ciclismo, porque los chilenos no somos deportistas, no tenemos la cultura del deporte en nuestro ADN social. Es cosa de analizar el triste desempeño a nivel escolar en las actividades físicas. Cuando en el curso se debe ensayar para el baile del 18 de septiembre, ¿por qué se hace en la hora de educación física?, ¿por qué no se ensaya en la hora de lenguaje o matemáticas?
La práctica deportiva, debiera ser una política de Estado, pero sabemos que esos cambios culturales demoran muchos años. Entonces, ¿qué podemos hacer a corto plazo?, simplemente andar en bicicleta, todo lo que podamos en los escasos lugares seguros. Existe la ropa apropiada para el invierno y no es muy cara.
Siempre podemos encontrar rutas seguras y circuitos para compartir en familia. Tratemos de cambiar el 6 % y como una meta realista que podamos cumplir a unos 10 años, es que este porcentaje llegue a un 10 % o 15 %.
Andar en bicicleta es lo realmente prioritario, los debates de “expertos” y berrinches de los “ciclistas furiosos”, no sirven de mucho, debemos andar en bicicleta y hacer de esta actividad una forma de vida. Es por esto que propongo una carrera en bicicleta de todos los candidatos a presidentes, senadores y diputados con etapas semanales desde ahora y hasta las elecciones.
El circuito y las etapas, se diseñan en acuerdo con los equipos de campaña. Las etapas contemplarían las principales ciudades de Chile. ¿Creen ustedes que los candidatos aceptarán?, yo creo que no. La clase política chilena representa la crema y nata de la sociedad chilena y como dijimos en Chile no somos deportistas, de tal manera que la idea de la carrera, sólo la menciono para darle sentido al título de esta reflexión. ¿Por qué no cambiar el título?, porque me parece divertido.
(Por Alejandro León, Académico Facultad de Ingeniería UDP. Ciclista de ruta, de El Mostrador.cl)

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Blue Captcha Image
Refrescar

*