Bicicletas 2.0: tablet incluida

En plena pesadumbre con el acontecer de todo lo que me rodeaba, quizás en atisbos de una mezcla de temor, rabia, compasión, ilusión, tristeza e impotencia, en plena reflexión va y me llega una piada al twitter, una noticia sobre bicis catalanas en Copenhague. Ya es sabido que no se me escapa casi nada de lo que ronda cerca de mi entorno que tenga que ver con la suprema máquina verde.

El enlace me llevó directamente a un video, y anda, que se me acabó la turbidez, pero de golpe. Veo una dama de acero blanca, impoluta, una tablet, sobre el manubrio para la gestión, un paisano del norte sonriendo a cada pedaleo, miro las formas, sus curvas y ándale, pero si es una Urbike, última versión. Con cierto grado de excitación, los segundos pasan, el video muestra lugares de dónde encontrar la bici mítica de Copenhague, aparece la estación de tren y la combinación de la máquina de las dos vías con la máquina del equilibrio en la puerta esperando, código insertado y arreando.

De la máquina debo decir que es hermosa, estilizada, ergonómica, inteligente, seductora, que las hay con o sin motor eléctrico, que se han probado en comarcas cercanas al lugar del tecnoparto, y que con ella Edu Senís, su diseñador, ha sido reconocido con premios y elogios.

Del diseñador, decir que se la ha jugado todas con ella, que es un experto de sistemas de protección para la bicicleta, es decir, diseñador, fabricante, distribuidor y asesor a todos los niveles de ello. Que un día soñó que la bicicleta pública tendría que ser mobiliario urbano disponible para todos los ciudadanos, y que en ello anda. Que lleva 5 años hilvanando con primeros niveles de software, urbanistas y promotores internacionales de la bici como medio de transporte urbano. Allá, en tierra bicicletera, la innovadora Urbike se llama Gobike (y comienzan con 2,000 máquinas ya mismo, una parte eléctricas), e implanta poco a poco y en toda Dinamarca la empresa estatal de los ferrocarriles, casi nada.

En tiempos donde todo cambia, la inteligencia va posicionándose rumbo a un mundo humano más bueno, más limpio, más bicicletero. Enhorabuena Eduardo Sentís y gracias por colaborar a alegrar la vida urbana. Algún día todas las bicicletas del mundo estarán a disposición de todos los humanos, como mobiliario móvil, para hacer solo el bien mientras nos movemos casi sin parar.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Blue Captcha Image
Refrescar

*