Calidad del aire en México, por debajo de estándares mundiales

La calidad del aire no ha sido prioridad para las autoridades, a pesar de que la evidencia científica demuestra que provoca muertes.

Las Norma Oficiales Mexicanas que miden los límites permisibles de contaminantes están desactualizadas; algunas no se han modificado desde 1994; y sus criterios están por debajo de los que establece la Organización Mundial de la Salud (OMS).

La contaminación del aire en nuestras principales ciudades sigue representando una amenaza para la salud de la población: de acuerdo con la OMS, en 2010 el número de muertes por contaminación del aire en el país fue de 14,700.

La OMS también revela que la contaminación atmosférica causa más de un millón 340,000 muertes en zonas urbanas alrededor del mundo.

En este sentido, diversas instituciones —entre ellas el Poder del Consumidor, el Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO) y el Centro Mexicano de Derecho Ambiental (CEMDA)— advierten que las Normas Oficiales Mexicanas que miden los límites permisibles de contaminantes están desactualizadas; algunas no se han modificado desde 1994; y tienen criterios más bajos de los que establece la OMS.

Estas alertas se dan a conocer en el informe Recomendaciones de política pública para mejorar la calidad del aire en México, que resalta la necesidad de disminuir los costos fiscales para los vehículos más eficientes y aumentarlos de manera proporcional para los que contaminen más, así como prohibir la importación de vehículos de desecho, entre otros.

Salvador Herrera, director adjunto de la CTS-EMBARQ México, consultora en movilidad, señala que es urgente actualizar las normas que establecen límites de los principales contaminantes, como ozono, partículas suspendidas PM 10 y PM 2.5, monóxido de carbono, bióxido de azufre, bióxido de nitrógeno y compuestos orgánicos volátiles, “y alinearlas con estándares internacionales más estrictos; de lo contrario, este problema seguirá cobrando vidas”.

 

IMPACTO

La exposición crónica a la contaminación del aire se asocia con el incremento de problemas cardiovasculares y respiratorios como el asma, con diversos tipos de cáncer, con problemas del sistema nervioso, con nacimientos prematuros, retraso en el crecimiento intrauterino, bajo peso al nacer, síndrome de muerte temprana y mortalidad infantil.

Gabriela Alarcón, directora de Investigación de Desarrollo Urbano del IMCO, señala que de acuerdo con el estudio que se realizó en las ciudades de México y Monterrey para analizar el impacto que tienen los contaminantes atmosféricos sobre el número de visitas a hospitales por motivo de enfermedades respiratorias, se encontró que a medida en que aumenta la contaminación las visitas a hospitales por dichos males también se incrementaron en ambas ciudades.

Esta situación, dice, también se agudiza en las ciudades de Guadalajara, Toluca, Puebla, León, Mexicali, Ciudad Juárez y Tijuana, según reportes del Instituto Nacional de Ecología.

“Aunque el riesgo no es exclusivo de las grandes urbes, la dinámica citadina que adoptan espacios con más de 200 mil habitantes degrada la calidad del aire. Esto significa que 74 millones de personas, que viven en 72 desarrollos urbanos, podrían estar expuestas de manera crónica a la contaminación del aire y a los riesgos que esto implica”, comenta Alarcón.

 

MARCO NORMATIVO OBSOLETO

De acuerdo con la Ley Federal de Metrología y Normalización, las NOM deben ser actualizadas cada cinco años o cuando “se haya modificado la norma o lineamiento internacional con la cual se haya armonizado la NOM correspondiente, o bien que le haya servido de base y se compruebe que la NOM es obsoleta o la tecnología la ha superado”.

No obstante, el CEMDA señala que en la realidad esto no ha sucedido, porque la calidad del aire no ha sido prioridad para las autoridades federales ni estatales, a pesar de que la evidencia científica señala que la contaminación atmosférica provoca no sólo muertes, sino también el recrudecimiento de enfermedades respiratorias e incluso cardiacas.

Gabriela Niño, coordinadora de políticas públicas del CEMDA, explica que han tenido reuniones con la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris), dependencia responsable de la actualización de las normas de calidad del aire, la cual ha expresado disposición a realizar estas actualizaciones, señalando también que están por emitir el anteproyecto de una nueva norma que establezca el criterio para evaluar la calidad del aire con respecto de los límites máximos permisibles de los compuestos orgánicos volátiles, lo que sería un gran avance.

Sin embargo, el CEMDA destaca que la dependencia aún no informa qué parámetros máximos adoptará ni en qué fecha realizará tales reformas, por lo que las ONG involucradas se dicen listas para apoyar a la comisión con evidencia científica.

 

LLAMADO

Ante esta situación, Gabriela Niño apunta que “hay que invertir recursos públicos, pero también privados. También es necesaria la participación de la sociedad en general. Establecer criterios en términos de marcos jurídicos. Actualizar las normas que tienen que ver con la calidad del aire, los límites máximos permisibles y las normas que tienen que ver con las tecnologías de los vehículos que utilizamos en esta ciudad”.

Salvador Herrera, por su parte, asevera que se debe diseñar una política integral de transporte, que incluyan tecnologías más limpias y disponibilidad de mejores combustibles. “Esto incluye la revisión y actualización de las normas que regulan los máximos permisibles de contaminantes, como son el monóxido de carbono, las partículas suspendidas y los óxidos de nitrógeno, que tienen impacto directo en la salud de las personas”.

Los expertos hacen por todo ello un llamado a los gobiernos estatales y municipales para adoptar las medidas necesarias para monitorear la calidad del aire, ya que en el país sólo 82 localidades cuentan con estaciones de monitoreo, y únicamente Guadalajara, Monterrey y la Zona Metropolitana del Valle de México generan información de manera constante desde que comenzaron sus operaciones.

(Por Martha Mejía / http://www.vertigopolitico.com)

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Blue Captcha Image
Refrescar

*