Ciclistas invaden aceras sin ser amonestados

Lo hacen para transitar rápido y rodar seguros de los autos.

“¿Me da permiso señorita, por favor?”, pide un ciclista que invade la banqueta y solicita a un peatón quitarse de enfrente para que él pueda transitar.

Una pareja cruza Eje Central, el semáforo marca que tienen el paso. Los autos se detienen pero no una ciclista que casi los arrolla.

Ambos sucesos los narra Isabel, una profesionista que vive en el Centro y frecuentemente se topa con ciclistas que invaden las banquetas.

Un repartidor (se niega a proporcionar su nombre) que circula por la banqueta reconoce quejas constantes de peatones por su decisión de invadir las banquetas: “me dicen que para eso está la ciclopista, que me baje a la calle. No les digo nada porque sé que la estoy regando”.

De acuerdo con el Reglamento de Tránsito Metropolitano, los ciclistas tienen prohibido circular sobre banquetas y áreas reservadas al uso exclusivo de peatones. De hacerlo, deben ser amonestados verbalmente por los policías de tránsito, lo que casi no ocurre.

Cualquier día a cualquier hora, los camellones del Paseo de la Reforma son invadidos por ciclistas —sobre todo usuarios de Ecobici— que en vez de utilizar la ciclovía prefieren circular entre peatones.

Adán Ibarra pedalea presuroso sobre uno de los camellones del Paseo de la Reforma. Asegura que lleva apenas tres días inscrito al sistema Ecobici y que conoce poco las normas de circulación de bicicletas. “Se me hizo tarde, como que por aquí fluye más, porque por la ciclopista van personas caminando”, explica.

Todos los días, Rocío Medina usa una bicicleta de Ecobici para llegar a su trabajo, pero hay tramos donde pedalea sobre la banqueta de Reforma. “Lo que pasa es que de esta estación a otra ya dejo la bici. La lateral es muy transitada y en las vueltas los automovilistas invaden nuestros carriles. Alguna vez ya tuve un percance con un automovilista. Fue un taxi. Bajó pasaje y ahí, donde está nuestro carril, se estacionó, abrió la puerta el pasajero y me tiró”, platica.

Sin registros

Las autoridades no han registrado las afectaciones por estas violaciones al reglamento. En el sistema Ecobici, en tres años, sólo ha habido dos quejas formales de peatones contra usuarios de bicicleta que invaden banquetas, de acuerdo con la asociación civil Bicitekas.

Agustín Martínez, presidente del consejo directivo Bicitekas reconoce que hay ciclistas que violan el reglamento. “Hay dos tipos de ciclistas que usan las banquetas: unos por costumbre y otros no hay otra alternativa”, indica.

Reprueba a quienes usan la banqueta, pero en el caso de quienes lo hacen por seguridad, explica que se debe a que “la ciudad está llena de barreras urbanas”.

Esas barreras, dice, “nos obligan a subirnos a las banquetas, ir en sentidos contrarios, meternos en carriles confinados”.

Las vías sin espacios para bicis, los excesos de velocidad de los autos y la falta de conectividad de zonas seguras son algunas de las “barreras” que según Agustín Martínez obligan a los ciclistas a invadir las banquetas.

Justifica que los ciclistas no cumplan con el Reglamento de Tránsito con el argumento de que nadie respeta ese ordenamiento.

La diputada local Laura Ballesteros, quien encabeza un movimiento en pro de los peatones, considera que lo ideal es implementar el modelo neoyorkino: confinar carriles para la bicicleta usando a los propios automóviles.

Es decir, que después de la banqueta se trace una ciclovía confinada con un camellón en el que se coloquen parquímetros y en cuya orilla se estacionen los autos.

Para Martínez, antes de penalizar a los ciclistas, se debería castigar a los autos que invaden las cebras, se estacionan en las banquetas o invaden ciclovías, incluidas las patrullas.

(Por Rafaél Montes, de El Universal)

2 Comments

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Blue Captcha Image
Refrescar

*