Cómo cubrirte al rodar con lluvia y frío

La preparación es clave para asegurarte que un día lluvioso en bici no sea un desastre. Asegúrate de tener la ropa adecuada, por ejemplo, una capa que sea impermeable (entre menos resistente al agua, más deja respirar). Aunque ya hay telas bastante repelentes al agua que no te hacen sudar como un baño sauna.
Los cubrezapatos valen muchísimo la inversión y vale la pena tener un par de capas. También unos zapatos o botas impermeables ligeras vendrían bien. Una gorra ayudará a que el agua no enfríe tu cabeza, muy importante cuando hace frío. También es recomendable sacar un poco de aire a las llantas (despresurizar los neumáticos) para añadir más agarre de las llantas al pavimento mojado. Es importante lubricar la cadena con un aceita especial para climas húmedos, no importa si es antes o después de tu rodada, dado que el agua y el aceite no se llevan, el líquido denso desplazará al ligero.
Siempre será muy recomendable que después de una rodada donde hayas terminado muy mojado, te des un buen baño de agua tibia. Es inevitable mojarte, pero puedes reducir el grado de humedad, eso sí.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Blue Captcha Image
Refrescar

*