Cómo elegir un casco


La regla es simple: si andas en bicicleta, necesitas usar un casco. ¿Por qué? Aquí te damos información: Según el Instituto del Casco Seguro para Bicicleta, llevar uno adecuado y certificado por la Comisión de Seguridad de Productos de Consumo (CPSC, por sus siglas en inglés) podría prevenir hasta 85% de las lesiones en la cabeza.
Ahora es que es más fácil rodar seguro en la bicicleta. De hecho, es en extremo sencillo; hay un número abrumador de cascos en el mercado para elegir. Pero, ¿cómo están hechos, cómo saber si un casco es seguro, y cómo saber si el casco elegido hará su trabajo y protegerá tu cabeza?
Los cascos seguros deben de cumplir con las normas que dicta la Comisión de Seguridad de Productos de Consumo. Es una ley en Estados Unidos. Existen otras normas (norma B-95 de Snell, que es aún más rigorista que el estándar CPSC). Pero si vas a comprar un casco de bicicleta, puedes estar seguro de que uno de bajo costo cumple con los mismos estándares de seguridad que uno caro. ¿Necesitas estar absolutamente seguro? Busca un etiqueta de la CPSC en el interior del casco.

casco-etiqueta-cpsc
De qué está hecho mi casco
Construcción: En la actualidad, la mayoría de los cascos de bici están hechos de hule espuma de poliestireno expandida (como la que se encuentra en los refrigeradores que usan para los días de campo), que está cubierta con una carcasa de plástico duro pero delgada. En el impacto, la espuma se aplasta en lugar de tu cráneo. En los cascos más baratos, la carcasa de plástico está pegada al hule espuma, y en los cascos más caros, las piezas se moldean juntas durante el proceso de fabricación. Casi cualquier tipo de casco es seguro, aunque los cascos moldeados son más ligeros, tienen más respiraderos, y son generalmente más atractivos (si los cascos pueden ser atractivos). Recuerda: el hule espuma EPS es de un solo uso; no se recupera al ser golpeado o aplastado. Después de una caída, requerirás un casco nuevo.

El tamaño importa
Los cascos de bajo costo son, a menudo, de un tamaño único. Solo tienes que ajustar una correa interna para obtener el ajuste. Los cascos de mayor precio están disponibles en una gama de tamaños. Para saber qué tamaño necesitas, mide tu cabeza: pasa una cinta métrica alrededor del cráneo, justo por encima de las orejas. Asegúrate de que la cinta este al nivel; debe cruzar por la frente un par de dedos, más o menos, por encima de las cejas. A continuación, selecciona el tamaño de casco para que coincida con la medida.
La mayoría de los ciclistas, probablemente no lo admitirán, pero la sensación y la vista del casco es tan importante como la protección que ofrece a la materia gris. Algunas cosas a tomar en cuenta son el color (colores brillantes son buenos para quienes ruedan por la ciudad); corte (no se necesita algo que cubre la parte posterior de la cabeza, o una mascarilla facial para el descenso de montaña) y ventilación (si se te caliente pronto la cabeza, entre más ventilado, mejor). ¿Te importaría tener una visera en la parte delantera del casco? En términos generales, los ciclistas urbanos no la usan, los ciclistas de montaña sí. Es a tu entero gusto. Estas son las decisiones más importantes que deberás tomar en cuento al elegir un casco. Pero, cómo te ves y sientes ya en el pavimento es otro factor a considerar.

Casco-como-colocarlo
– Pórtalo bien. Bajo, a nivel y que se siente cómodo. Así es como el casco debe sentarte en la cabeza. Trata de conseguir un ajuste perfecto.
– Mírate en un espejo. El casco debe estar nivelado en la cabeza: la parte delantera del casco debe cubrir la mayor parte de la frente. Si el casco se inclina hacia atrás y expone la parte frontal, no va a protegerte.
– Conecte la correa de la barbilla. Al ajustar las correas y abrocharlo, solo dos dedos deben pasar por entre la barbilla y la correa. Ajusta las correas laterales para que ambas hagan una forma de V y flanqueen a las orejas.
– Empuja el casco hacia atrás. ¿Puedes mover el casco más de dos dedos? Ajusta las correas en frente de los oídos (afloja las correas traseras de manera que los puntos V todavía se sientan justo debajo de las orejas). Si puedes empujar el casco hacia adelante, ajusta las correas detrás de las orejas. Al final, el casco no debe moverse más de un dedo en cualquier dirección.
– Comprueba con frecuencia. Las correas del casco tienden a aflojarse, así que dale una ajustadita rápida para comprobar su posición correcta antes de cada rodada.
(Con información de Bicycling.com)

One Comment

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Blue Captcha Image
Refrescar

*