Cómo empacar tu bici si va en avión

Si vas a viajar al extranjero o al interior del país con una bicicleta, en algún momento tendrás que ponerla en un avión. ¿Cuál es la manera más segura y barata de hacerlo? Aquí unos cuantos tips.
Llevar una bicicleta en un avión como equipaje puede ser una propuesta muy audaz. Además de las diversas y variables tasas impuestas por las diferentes compañías aéreas (algunas cobran hasta 200 dólares por meterla en una caja y otras –las nacionales– hasta 70 dólares), está la cuestión de embalaje y desembalaje de la bicicleta para el transporte aéreo, el abastecimiento de materiales de embalaje y la protección de tu bici durante el tránsito.
La primera vez decidí mandar la bici “en la panza del avión” tuve que forrar cada parte con plástico burbuja, incluida el porta-ánfora. Metí algunas piezas reforzadas en cartón más grueso, marqué la caja como frágil en cada superficie posible, crucé los dedos y me quedé tenso todo el trayecto. Todo el proceso duró aproximadamente 1.5 horas.
Aparte del tiempo, el trabajo y el estrés involucrados, todo salió bien. Lo he hecho varias veces. Siempre funciona, pero es caro, lento y estresante.

¿Hay una mejor manera de viajar con una bicicleta?
Sí, empaca tu bikla en una bolsa de plástico transparente.
Con múltiples ventajas sobre el embalaje de una bicicleta en una caja de cartón, este es ahora nuestro método preferido para volar con bicis en un avión. Al principio estábamos escépticos, y sinceramente si no estuviéramos obligados a utilizar esta técnica por la falta de recursos de la bici de embalaje nunca lo habría intentado. Se siente un poco como entrar asomarse a un precipicio, hasta que te das cuenta de que tu baika será tratada con mucho más cuidado cuando se envasa en una bolsa de plástico transparente.

Cuatro razones por las que nos gusta esta técnica
Simple. Es una bolsa de plástico. Piensa en un gran bolsita sándwich para tu bicicleta, sin mayonesa. La bolsa de plástico CTC está diseñada específicamente para este propósito. Si pides una antes de tu viaje, puedes llevarla en las maletas y es reutilizable. Si no consigues una de ese tamaño, siempre podrás hacer una. Consigue láminas de plástico grueso transparente, y cinta adhesiva en los bordes, tan-tan. Desliza la bici en la bolsa, dobla hacia abajo la parte superior.
Rápido. Tiempo total al empacar/desempacar incluyendo la eliminación/reinstalación de pedales y otros aditamentos nos tomó 15 minutos. Esto es fabuloso en comparación con la hora mínimo que toma una hora a armar/desarmar una caja de cartón por bicicleta. Con el método de la bolsa de plástico casi la totalidad de la bicicleta se mantiene intacta.
Barato. Si se planifica con antelación. (Que no siempre es el punto fuerte) y luego usas la bolsa de bicicleta de plástico CTC o una similar. En Gringolandia las vender por 13.50 dólares. Auch. Si necesitas hacer la tuya, entonces el precio es un poco más variable, ya que tienes que encontrar láminas de plástico, cinta adhesiva. Sin embargo no debes tener problemas.
Cuidados. Tu bici se maneja con más cuidado cuando se empaca en una bolsa de plástico. En primer lugar, si las personas que manipulan el equipaje (estibadores o maleteros) pueden ver que hay una bici en la bolsa –quizá y es remoto– sean más propensos a manejarla con cuidado. Cuando depositamos la bici en el mostrador de equipaje dos maleteros llevaron nuestras vehículos a la zona de carga. Como no era sencillo sostenerla las llevaron una por una. Cada hombre tomó un extremo de la bici. En segundo lugar, la extraña forma de la bici, cuando viaja en una bolsa de plástico hace que sea poco probable que se apilen debajo del resto del equipaje en la bodega de carga o en los carritos de equipaje. Por lo tanto es menos probable que sea aplastada. Nuestras bicis salieron a nuestro destino en casi perfecto estado, a pesar de dos conexiones y una noche de tránsito en un aeropuerto (ni se les ocurra preguntar). El único problema fue un pequeño rayó en la salpicadera trasera.

¿Cómo empacar su bicicleta en una bolsa de plástico?
Sorprendentemente al usar una bolsa de plástico transparente para transportar tu bicicleta en un avión solo requiere el desmontaje básico. Primero, consulta con la aerolínea, ya que cada una tiene sus propias políticas y regulaciones. La mayoría de las compañías acepten bicicletas empacadas en bolsas de plástico y solo requieren que el manubrio sea girado, retirados los pedales y desinflados los neumáticos. Dicho esto, me gustaría tomar un poco más de precaución en los siguientes puntos: ata la llanta delantera al cuadro para que no se mueva, fija el desviador trasero (mételo en una botella de plástico y ésta sujétala con la cadena al cuadro y baja la altura del sillín al mínimo.

1. Quita los pedales y girar el manillar paralelo al marco.


2. Fija la rueda delantera para que no gire. He utilizado algunas lazos o mecates. Puedes utilizar casi cualquier cosa, siempre y cuando la rueda delantera quede segura antes de colocar la bicicleta en la bolsa de plástico.


3. El cambio trasero es el talón de Aquiles de la bici. Retíralo con cuidado para evitar cualquier daño. He utilizado cinta adhesiva y una botella de agua ‘desechable’ para asegurarlo y protegerlo.


4. Una vez que pones la bikla en la bolsa de plástico, pliega la parte superior del plástico y fíjalo con cinta adhesiva gruesa (cinta canela o gris, asegúrate que sea muy resistente).

¿Sobrevivirá la bici?
Parece que los manipuladores de equipaje son en realidad seres humanos, después de todo. Si se puede ver que hay una bicicleta en la bolsa, es más probable que sea tratada con respeto. En vez de lanzar y colocar una caja de cartón anónima y apilar cientos de kilos de maletas en la parte superior de la misma, la bolsa de plástico exige cierta mesura y cordura. Como ya he dicho anteriormente, es el efecto de no poder cargarla fácilmente lo que ayuda a que la bici en bolsa sea tratada con más cuidado. Es decir, hay que levantarla y llevarla a un lugar donde no se caiga. Así les gusta a las bicis. Así nos gusta a nosotros también.
Aunque nada es a prueba de todo, mi experiencia y la experiencia de otros indica que volar con tu bicicleta embalada en una bolsa de plástico es al menos tan seguro como el uso de una caja. Cuando tomas en cuenta el tiempo y el esfuerzo puesto en el método de la caja, la táctica de la bolsa de plástico es la ganadora. Una vez más, siempre consulte con tu compañía aérea, ya que hay diferentes normas. No vaya a ser, verdad.
(twowheelsblog.com)

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Blue Captcha Image
Refrescar

*