Comprar una bici usada por Internet

bici-por-internet

Un amigo recurrió a la célebre sección de clasificados de un portal para comprar su bici. Pero antes de eso me consultó. Aquí la historia previa a la compra.
— Oye, me quiero comprar una bici: ¿cuál me recomiendas?
— A ver, no. Así no es la cosa. ¿Qué planeas hacer con la bici: rodar los fines de semana en Reforma, ir al trabajo, usarla para hacer ejercicio diario, hacer mandados o qué pretendes?
Se me quedó mirando y me dijo: Ná, quiero rodar, quiero ir a mi trabajo.
— Ok, ¿la ruta a tu oficina tiene pendientes, bajadas, qué tipo de camino recorrerás?
— Uta, cuántas preguntas. Quiero mi bici, caray.
— Sí, entiendo, pero una vez que me digas cómo y con qué frecuencia la usarás podré recomendarte una bici a la medida de tus necesidades.
— Ahhh, ya entendí. Ahí te va: voy a Santa Fe, no iré diario, sino unas dos o tres veces por semana.
— Ir a Santa Fe implica, al menos, una par de pendientes muy rudas y luego circular junto a camiones de carga y autobuses de pasajeros.
— Ah, además iré en horas no pico.
— Bien. Ya tengo la información necesaria. Te recomiendo una bici ligera, con por lo menos dos estrellas al frente para que puedas hacer cambios y las subidas no te resulten tan agobiantes. Y puedas subir sin tener que bajarte y poner en riesgo tu persona, sobre todo, por los camiones.
— Ah, además la quiero comprar usada… uy, no te dije. He visto algunos sitios y comparé precios y me sale hasta en menos de la mitad que una nueva. Ah, claro, y también quiero saber qué tan seguro puede ser.
— Mmm, ok, ya se puso más interesante. Mira, comprar por Internet es seguro, siempre y cuando lo hagas en un sitio confiable. Cerciórate que la página web te de garantías a la hora de comprar. Ah, y muy importante, asegúrate que la bici está en buenas condiciones. Siempre puedes pedir que te muestre la bici antes de hacer algún pago. Es tu derecho y si la quiere vender tendrá que hacerlo.
— Ah, oye el sitio es uno de esos donde publicas anuncios gratis.
— Eso no importa. Pídele al vendedor que te deje ver la bici, que la puedas probar, que te mande fotos adicionales de detalles, de la factura, de las llantas, de la cadena, de las estrellas, en fin, necesitas más información.
— Mmm, ok. No suena tan complicado…
— No, no lo es. Otro amigo así adquirió una bici muy fina que le costo 40% de lo que valía un flamente del año en curso. Y su bici está perfecta.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Blue Captcha Image
Refrescar

*