Diseña tu bici, personalízala, imprímela y ruédala

En el futuro podrás comprar tu bici en línea… bueno, bueno, eso ya lo puedes hacer. Pero no puedes personalizarla… mmm, también, verdad. ¿“Bajarla”?, pues sí, en formato digital… pero producirla en tu imprenta 3D más cercana. Ah, verdad. Eso sí que no. En el futuro lo conseguirás.

La tecnología de impresión 3D está madurando al grado de traer un cambio radical en las reglas del para qué, cómo y dónde está todo hecho. La manufactura, literalmente, vuelve a casa.

Cómo funciona la imprenta 3D

Digamos que eres un ingeniero, diseñador industrial o simplemente tienes una idea para revolucionar a las bicis. Que has hecho el diseño de una nueva bici con ayuda del CAD, y te preguntas cómo se va a ver el cuadro en la vida real. Hubo un momento en el que tenías que cortar, pegar y pintar tus propios prototipos, pero con una impresora 3D basta hacer clic y esperar.

Imagina una impresora de inyección de tinta que no solo se mueve horizontalmente, sino también verticalmente. La impresora 3D crea una capa sobre otra de, por ejemplo, el cuadro, las llantas, el manubrio, y las fusiona con unas gotas de láser o una gota pequeña de pegamento. Poco a poco, el objeto toma forma, y después de un par de horas tienes tu prototipo.

La impresión 3D está surgiendo en las áreas de fabricación

Ingenieros y arquitectos han estado probando prototipos de impresión en 3D desde hace una década, pero ahora están comenzando a trabajar con metales para imprimir el producto final. Empresas médicas imprimen implantes médicos con propiedades muy parecidas a hueso, EADS imprime piezas de aviones en Europa con polvo de titanio fusionado por láser, y los dentistas imprimen coronas dentales personalizadas para ajustarlas al paciente. Las impresoras 3D están haciendo pantallas de lámparas, piezas de automóviles de carreras, botines de futbol, baterías individuales y teléfonos móviles personalizados. Peter Schmidt, del MIT, incluso ha impreso un reloj de pared que funciona.

Shapeways te permite subir tus propios diseños en su sitio web, en el que se imprime el producto y te lo mandan.

¿Cómo transformará la impresión 3D transformará a la sociedad en los próximos 15 años?

Legerwood consultores prevén que los tiempos de producción de la mayoría de las impresoras 3D se reducirá en 80% en los próximos cinco años. Los precios están bajando dramáticamente cada año, y una impresora 3D típica, ahora cuesta menos que una impresora láser de 1985.

Veremos una oleada de nuevos productos, mientras el costo y el riesgo de producir un prototipo de trabajo se vuelva insignificante. En otras palabras, en un futuro no muy lejano, todos vamos a ser capaces de hacer de forma barata y rápida prototipos de nuestras ideas, sin tener que vender miles de unidades para recuperar la inversión inicial.

Cuando los costos fijos se vuelven nimios, vamos a entrar en una nueva era en la que las economías de escala no importarán, porque un producto manufacturado en masa no será lo que se demande. La personalización jugará un papel clave en la fabricación del futuro. ¿Por qué deberías usar los mismos guantes que miles de ciclistas en el mundo, cuando podrías tener tu propio diseño e imprimirlo en casa?

No hay límites para la impresión 3D

Cualquier cosa se puede hacer, y la industria en general está aprendiendo cómo imprimir en 3D con todo tipo de materiales. Serás capaz de comprar una bicicleta en línea, personalizarla, descargarla, y producirla en tu local con una impresora 3D.

Las fábricas cada vez más sustituirán la maquinaria convencional con grandes impresoras 3D, que puedan producir cualquier cosa que se les pida, a todas horas, sin vigilancia, gastando mucho menos dinero en materias primas (hasta 90% menos) y con menores costos en herramientas. Ya, diversos equipos de investigación y desarrollo en todo el mundo están coqueteando con la idea de la fabricar autos enteros desde cero a gran escala con impresoras 3D. En teoría, no hay límite para el tamaño de una impresión en 3D, salvo por el tamaño de la impresora.

Las impresoras 3D tendrá una gran cantidad de solicitudes que no podemos imaginar hoy. Con el tiempo, los precios habrán bajado lo suficiente para que cada ciudad y pueblo para que existan fabricantes de productos de 3D, y algunos años más tarde, todos estarán en todos hogares. Así podrás comprar, descargar e imprimir, lo que necesites. Esto reducirá drásticamente los precios de una gran cantidad de productos, muchos de los cuales aún no existen.

Sin lugar a dudas, se producirá una descentralización trascendental del sector manufacturero, con una producción cada vez más fuera de la fábrica y más bien en el hogar.

(Con información de The Futurist)

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Blue Captcha Image
Refrescar

*