Dispensador automático de cascos

dispensador-de-cascos

El Dispensador de cascos se convertirá en un accesorio familiar junto con los programas préstamo de bicis públicas en todo el mundo. La puesta en marcha del dispensador en Boston ha sido incorporado al mobiliario urbano y actualmente los creadores están perfeccionando el sistema de renta/venta de cascos para su despliegue comercial.
Bike Lane Living es el programa de renta de bicis públicas en Boston y recientemente lanzó el Dispensador de cascos, como parte del trabajo de un equipo de estudiantes del MIT. El proyecto se inició en respuesta a las preocupaciones de seguridad en Boston y el funcionamiento de su programa de préstamo de bicis públicas.
Con más de 17,000 sistemas de préstamo de bicis públicas en el mundo es muy sencillo llegar a una ciudad grande o mediana en el mundo y rentar una bici, pero el inconveniente es rentar también un casco. En Boston, estadísticas entre los usuarios que acuden al sistema de préstamos de bicis públicas demuestran que solo 30% de ellos portan casco. Es decir, menos de la mitad de los que tienen bici propia y sí portan protección en la cabeza.
Hoy en día, un grupo dedicado de cuatro estudiantes se han comprometido a desarrollar el Dispensador de cascos como una operación comercial.
¿Comprar o alquilar?
Cuando pagas 12 dólares y tomas un casco, es tuyo. Es una compra. Puedes volver a utilizarlo tantas veces como desees, sin necesidad de devolverlo. Sin embargo, hay una opción para regresarlo a través de una abertura en la máquina. La buena noticia es que obtendrás de vuelta una parte del precio de compra cuando hagas la devolución. Si prefieres rentarlo, solo pagarás 2 dólares por su uso.
El tamaño es, claro está, una preocupación para algunos ciclistas. Cada casco será ajustable gracias a un mecanismo en la parte trasera.
Procesamiento de devolución de casco
El Dispensador de cascos está diseñado para complementar el programa de renta de bicicletas en Boston. Este sistema tiene personal que supervisa el suministro de bicis para cubrir la demanda en la ciudad o áreas circunvecinas. Controlar al Dispensador de cascos se convertirá en otro deber de los directores del programa de renta de bicis. Ellos rellenarán la central de cascos con el material adicional que sea necesario y recuperarán los cascos devueltos. Los protectores de cabeza devueltos serán procesados para su reutilización: primero serán inspeccionados para asegurar que la integridad estructural esté intacta.
Saneamiento
La mayor preocupación es el saneamiento de los cascos devueltos. Los del programa de bicis aseguran que cada casco será completamente desinfectado antes de ser reabastecido. El proceso específico está pendiente de patente. Sin embargo, al igual que los lentes para ver películas 3D o auriculares de las aerolíneas se limpian y reutilizan, los cascos también deberán ser sometidos a un proceso de limpieza antes de volverlos a usar.
Cascos
Más allá de las preocupaciones válidas anteriores, el debate sobre simplemente usar un casco se recrudecía. La respuesta del Dispensador de cascos es que este sistema toma la cuestión del casco fuera de la ecuación para todo el mercado.
Muchas ciudades son reacias a ofrecer programas de préstamo de bicicletas sin casco por razones de seguridad y cuestiones de responsabilidad civil. Además, sus propias leyes locales pueden requerir el uso de casco obligatorio. Con un el Dispensador de cascos se satisfacen estas preocupaciones.
Sin embargo, incluso con los cascos disponibles y leyes vigentes para el uso del casco, la gente en última instancia tiene la libertad de elegir si viaja con o sin protección en la cabeza, al menos en Boston.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Blue Captcha Image
Refrescar

*