Ecobici va lento

turistas-ecobici

El programa Ecobici se encuentra lejos de lograr la meta en viajes diarios. Para especialistas eran cifras inalcanzables, dice el coordinador de Estrategia de Movilidad en Bici del GDF.

Al menos tres veces por semana, Marcela Nochebuena se abre paso entre automovilistas furiosos y microbuseros irrespetuosos en su camino hacia el trabajo. Ninguno de sus compañeros de viaje tiene reparo en aventar el carro hacia su bicicleta o en rebasarla a una distancia peligrosamente corta, pero a pesar de las dificultades a las que se enfrenta esta ciclista urbana, está convencida de que los beneficios superan, por mucho, a las adversidades.
El lanzamiento del programa Ecobici, en 2010, por parte del gobierno de Marcelo Ebrard, marcó el boom del uso de la bicicleta en la ciudad, no sólo como una forma de entretenimiento, sino como un medio de transporte, pero aún está lejos de lograr su meta.
Como resultado de las acciones realizadas por el gobierno para posicionar el uso de la bicicleta en la capital, se esperaba que los viajes realizados en este medio de transporte, que representaban sólo 1% en 2010, pasaran a 5% en 2012.
En entrevista con EL UNIVERSAL, Iván de la Lanza, coordinador de la Estrategia de Movilidad en Bici del gobierno capitalino, comentó que incluso especialistas de ciudades ciclistas como Holanda señalaron que esa era una meta irreal para una ciudad sin cultura ciclista como el Distrito Federal.
Y así ha sido. “Aún nos encontramos depurando las cifras obtenidas en 2013, pero de acuerdo con los primeros resultados se estima que logramos aumentar, en los últimos cinco años (fecha en la que se lanzó el programa Muévete en Bici), un 35% los viajes que se realizan diariamente en la ciudad; es decir, que pasamos de 100 mil a casi 135 mil viajes diarios. No alcanzamos la meta planeada, pero ya debemos estar cerca del 3%”, dijo el funcionario. La meta sería llegar a 225 mil viajes, contando los realizados con Ecobici y con bicicletas particulares.
El aforo ciclista en la ciudad de México se disparó en el año 2010 con el lanzamiento de Ecobici, cuando creció mil 722% respecto a 2009. En 2011, este aforo sólo aumentó 41% respecto al año anterior, y en 2012 sólo 34%.
A pesar del estancamiento en los últimos años, está claro que desde la creación de Ecobici los vehículos no motorizados de dos ruedas se quitaron el polvo de encima y salieron a encontrarse con la calle, a reclamar espacios y a exigir leyes.
Poco a poco los automóviles han tenido que ceder parte de su trono como reyes indiscutibles de la ciudad ante la presencia de estos intrusos que amenazan con modificar la forma en que la capital se mueve día con día.
De acuerdo con cifras del Instituto de Políticas para el Transporte y el Desarrollo (ITDP), con Ecobici se han realizado, desde su creación hasta ahora, más de 17 millones de viajes, de los cuales, 4 millones se hicieron tan sólo en el primer semestre de este año.
En promedio, en este sistema de bici pública se realizan 30 mil viajes al día, tiene 3 mil 600 unidades y sus afiliados pasaron de 24 mil, en 2010, a más de 120 mil en la actualidad.
“Muchas personas me habían dicho que sacara Ecobici, pero siempre pensaba que yo en la ciudad nunca iba a andar en bici porque ya sé cómo son los automovilistas. Para mí empezó como una forma de ir a pasear, no pensaba en la bici como un medio de transporte”, explica Marcela Nochebuena.
Después de probar suerte en Reforma, decidió ir más allá y dar unas vueltas por la colonia Roma. Tras varios paseos por esta zona el miedo comenzó a desaparecer y un día se animó a realizar el recorrido de su casa al trabajo.

Crece infraestructura
A la par de Ecobici, el gobierno impulsó otras actividades para reforzar la promoción de este vehículo no motorizado, como es el caso de la campaña “Muévete en Bici”, a cuyos paseos ciclistas han asistido desde 2007 —año de su creación— 4 millones 200 mil personas, y más de 2.1 millones tan sólo entre 2013 y lo que va de 2014, según cifras oficiales del GDF. Se estima que, en promedio, asisten hasta 50 mil personas a los paseos dominicales.
El programa Muévete en Bici incluyó acciones paralelas como la construcción de infraestructura.
Iván de la Lanza, quien lleva dos administraciones como coordinador de la Estrategia de Movilidad en Bici, agrega que actualmente existen 55 kilómetros de ciclovía integrados al flujo vehicular.
De 2007 a 2012 se construyeron los primeros 27 kilómetros y tan sólo en 2013 se abrieron 28 kilómetros más entre las ciclopistas de Nuevo León, Eje 3 Oriente y la tercera parte del corredor Reforma.
El funcionario asegura que antes de terminar este año entrará en funcionamiento la cuarta fase de Ecobici, que abarcará diversas colonias de la delegación Benito Juárez, tales como Del Valle, Narvarte, Santa Cruz Atoyac y Nápoles, por medio de 18 kilómetros de ciclovía. Los 171 cicloestacionamientos nuevos contarán con 2 mil 500 unidades y se unirán a los 361 que ya existen en delegaciones como Miguel Hidalgo y Cuauhtémoc.
Con la implementación de esta nueva fase, Ecobici se convertirá en el cuarto sistema más grande del mundo, sólo por debajo de países como China, París y Londres, según el funcionario.
Esta nueva ciclovía conectará con 54 estaciones del Metrobús y 36 del Metro. Con esto, aseguró Iván de la Lanza, “se busca que la bici funcione como un tipo de transporte intermodal que permita a los ciclistas conectar con otro tipo de transporte”.
Esta fase del proyecto también incluirá la construcción de 500 nuevos cicloestacionamientos para bicicletas particulares.
Paralelamente se implementará un nuevo modelo de cicloestacionamiento que permitirá a los usuarios inscribirse a este sistema en los mismos módulos donde se toman y se dejan las bicis. El proceso podrá llevarse a cabo gracias a las terminales bancarias que estarán instaladas en 100 de los 171 cicloestacionamientos de esta fase y en los cuales se podrá realizar el pago de la inscripción por medio de una tarjeta de crédito.
Con esta medida las personas que deseen convertirse en usuarios de este sistema de bici pública podrán hacer el trámite de manera inmediata y sin ningún tipo de documentación, reveló de la Lanza. Este tipo de módulos se colocará también en puntos viejos de Ecobici que son de alta atracción turística como la avenida Reforma.

Tiempo: ganancia fundamental
A pesar de la lucha que encarnan día con día ciclistas y automovilistas por ocupar espacios para desplazarse en la capital, lo cierto es que los beneficios para una ciudad cuyo gobierno y habitantes apuestan por la integración de vehículos no motorizados, pueden ser realmente importantes, afirman expertos en desarrollo sustentable.
En promedio, los capitalinos gastan 2.5 horas cada día en transportarse. Una bicicleta recorre aproximadamente 16 kilómetros en 30 minutos, mientras que un auto recorre apenas 12 kilómetros en el mismo lapso. En una ciudad como el Distrito Federal, 50% de todos los viajes diarios son menores a ocho kilómetros, por lo que la bicicleta se convierte en el medio más rápido y más económico para circular por sus calles, de acuerdo con el reporte de la Estrategia de Movilidad en Bici de la Secretaría del Medio Ambiente.
Cifras de Ecobici revelan que los usuarios del programa lograron ahorrar en el transcurso de tres años la cifra de 2 mil 65 días en total, los cuales habrían sido gastados por los conductores detenidos en el tráfico de la ciudad.
Para Alejandra Leal, especialista en desarrollo urbano sustentable de ITDP, el tiempo es la ganancia fundamental de los ciclistas.
“Hasta que te subes a la bici te generas una percepción más real de las distancias. En un recorrido en auto, por el tráfico, llegas a hacer hasta una o dos horas; en bici haces la mitad porque tú no vas con el tráfico. Eso se traduce también en productividad: si la gente ocupa menos tiempo en transportarse, puede usar ese tiempo para trabajar o descansar y, por lo tanto, rinde más en sus actividades”, afirma.
El uso de la bicicleta también contribuye a llevar a cabo una mejor distribución del espacio y a reducir los problemas de intenso tráfico que se presentan en la ciudad debido a que, estacionada, una bicicleta ocupa 10 veces menos espacio que un automóvil.
Si la mitad de los habitantes de la capital usaran bici, se requeriría únicamente 55% del espacio que utilizamos actualmente para transportarnos, de acuerdo con la Propuesta de Red Ciclista para la Ciudad de México, realizada por Bicitekas, una de las principales organizaciones ciclistas a nivel nacional.
Otra de las ganancias que obtienen los habitantes de ciudades ciclistas es una importante baja en la emisión de gases contaminantes que afectan la calidad de vida de los ciudadanos.
Según la Organización Mundial de la Salud, el uso de la bicicleta reduce 24% el riesgo de muerte por contaminación, ya que los vehículos motorizados causan 43% de la producción de dióxido de carbono. En caso de que la bici alcanzara 5% de los viajes totales, se prevé que habría un ahorro de 2.4 millones de toneladas de CO2 al año.
Además, trasladarse en bicicleta implica una actividad física que contribuye a mejorar la salud de quienes la utilizan. De acuerdo con la Secretaría de Salud, 50% de la población padece obesidad o sobrepeso, consideradas el principal problema de salud pública en México.
Cifras de Ecobici señalan que 86% de quienes usan este medio de transporte han notado un cambio en su calidad de vida porque hacen ejercicio y mejoró su condición.

Las barreras
En menos de cuatro meses, Marcela ha tenido que invertir más de una vez en su reciente medio de transporte. Primero adquirió una bicicleta que le robaron del estacionamiento de una escuela, luego compró otra que tuvo que mandar a arreglar al poco tiempo. A pesar de todas las molestias decidió invertir una vez más en otra unidad que se adaptara mejor a ella.
Según el Conteo Ciclista 2012, realizado por ITDP, en tan sólo dos años (2010-2012) las bicicletas privadas aumentaron, al pasar de mil 73 a mil 636, lo que señala que el programa de bici pública contribuyó a que más gente comenzara a adquirir sus propias unidades.
A pesar de que la ciudad de México, con sus problemas de inseguridad, contaminación y tráfico descontrolado, podría parecer la entidad menos adecuada para hacer posible lo que antes se apreciaba inimaginable, el pedaleo es cada vez más constante y parece que la rodada ha iniciado para no detenerse.
(Por Abigail Gómez, de El Universal)

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Blue Captcha Image
Refrescar

*