Impresiones del Velo-City 2013

Este video resume rápidamente las novedades y acontecimientos más importantes qué ocurrieron en Viena, Austria, durante el coloquio mundial más grande de bicis: Velo-City.

Visionarios: personas que, por su fantasía exaltada, se figura con facilidad cosas quiméricas. Gente adelanta a su tiempo. Un grupo de estos especímenes se reunieron en el Velo City 2013, celebrado en Viena, en los Cycling Visionaries Awards, que premiaba la innovación y las nuevas ideas para promover el ciclismo urbano. Los premios se distribuyen en cuatro áreas: Defensa ciclistas y proyectos sociales; Ciencia, investigación y desarrollo; Diseño, moda y equipación; Planificación urbana y diseño urbano y Arte Ciclista. De los 218 proyectos presentados, de 49 países, se han elegido 60. Todos hablan de futuro y bicicleta.
“Adopta un carril bici peligroso”, invita Marian Ivan desde Bucarest. Con la idea de denunciar el mal estado de las ciclovías de la capital rumana, esta joven lanzó su proyecto. “En Bucarest es obligatorio circular por los carriles bici. Muchas de esas infraestructuras generan más peligro que recorrer las calzadas”, resume el estado de los carriles Ivan. Por eso se le ocurrió denunciar esa peligrosidad a través de una web. Su proyecto se ha llevado uno de los premios en la categoría de defensa del ciclismo. Mario Paredes, de Barcelona ha conseguido otro galardón en la misma sección con Ride to Change. “Pretendo extender la idea de las Ciclovías de Bogotá [un proyecto que los domingos cierra varias calles de la capital colombiana al tráfico motorizado e invita a los ciudadanos que tomen las avenidas]”, cuenta su inspiración. Para ello va a recorrer Latinoamérica, de sur a norte, en bicicleta e ir contactando con diversas asociaciones ciclistas de cada país. Su idea se basa en que la bici revoluciona las ciudades en las que domina.
Un análisis sobre el cambio social que provocan las bicis y la cultura ciclista, le ha valido a Pedro Malpica un premio en la categoría de investigación. El sociólogo, que realizó parte de su trabajo en la Universidad de Sevilla, se preguntaba sobe la identidad ciclista. “Vislumbro una serie de elementos comunes en el mundo del ciclismo. Un denominador común que la gente podría llama cultura ciclista. Por otro lado hay una casuística diferente en cada grupo de ciclistas”, explica su tesis. ¿Cómo es esa identidad ciclista? “Heterogéneo, reflejo de la diversidad de pedaleantes que aparecen en la ciudad, y en un momento de replanteamiento; se avecina un advenimiento”, vaticina Malpica.
La poesía y el cine a pedales también tuvieron su representación en la cita. Alessandro Ricci está Borrace di poesia. Desde su bitácora promueve una simbiosis entre sílabas y pedales. Por otro lado, el Cycle Cinema Club, presentado por el vienés Andreas Reiter, es un cine al aire libre que necesita la energía de cinco ciclistas para proyectar estrenos, cortos o clásicos. Ambas propuestas fueron premiadas en el área de cultura.
La Wikicleta se basa en los usuarios. Como la enciclopedia digital, de la que toma el nombre, el proyecto de Alejandro Cruz de México utiliza la información que los usuarios de una ciudad cuelgan en la Red. “La idea es aportar información para favorecer el uso de la bici como recomendar calles tranquilas o rutas específicas”, dice el ideólogo. Un proyecto, como el resto galardonados, con los ojos puestos en el futuro.
(Por Pablo León, de El País)

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Blue Captcha Image
Refrescar

*