Japón en bici

Postales de los usos y costumbres de la bici en Osaka, Tokio y Yamagata.

Higasa es la palabra en japonés que describe al “posicionador” de paraguas para bicicletas. Muy común entre las señoras de edad y algunas jóvenes.

Las bicicletas son muy usadas en la vida diaria del japonés de todas las edades y clases sociales. Para ir a la escuela, al trabajo, para llegar a la estación del tren más cercana, para recoger a los niños en la escuela, para “hacer el mandado”, entre otras muchas actividades.

A la bici le dicen jitensha o charinko, pero la que más se ve es la mama-chari (bici de mamá): la bicicleta típica que está equipada con canastilla, un asiento para niño (a veces hasta dos), un candado de cable y una sola velocidad.

Una bicicleta típica en Japón cuesta alrededor de 20,000 yenes (2,700 pesos aproximadamente), y las usadas pueden costar hasta dos terceras partes. Las bicis plegables, de montaña y de ruta se vuelven más comunes, pero se ven poco porque son hasta cinco o seis veces más costosas.

 

En teoría, las bicis deberían circular por la calle –del lado izquierdo– y no por las banquetas, excepto cuando alguna señal lo permite. En la práctica, sin embargo, los ciclistas tienden a usar las aceras todo el tiempo.

 

Debido a la alta popularidad de las bicis, hay espacios dedicados en las calles para estacionar las bicis. Son bici-estacionamientos públicos que cuestan. Se monta la bici sobre el posa-llantas, se echa una moneda y se encadena la bici. Y listo a cenar. En algunos edificios hay tal cantidad de bicis que han dispuesto estacionamiento de dos niveles para alojar más cletas.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Blue Captcha Image
Refrescar

*