Justicia lenta, testigos ausentes

La detención del responsable de atropellar y matar a Liliana Castillo, una ciclista, es apenas el principio de un largo peregrinar para los allegados de las víctimas, pues el seguimiento jurídico del caso ha sido un suplicio.

«La familia termina desgastada, porque es pérdida de tiempo, más el desgaste emocional, más el económico en el momento», dijo Ernesto Corona, miembro de la asociación civil Bicitekas.

Este grupo ha colocado una bicicleta blanca en los sitios en los que ciclistas han perdido la vida, por lo que Corona conoce de cerca las dificultades que hay para obtener justicia.

Por ejemplo, en octubre del 2008 el fotorreportero Óscar Estévez fue embestido por un auto en Insurgentes Sur y Sinaloa, pero la averiguación CUH/3477/08-10 se fue a la reserva, pues el conductor huyó.

«Cuando pusimos la bici blanca en el caso de Óscar, ya había pasado un año de que falleció y la familia no dio seguimiento legal, ellos se enteraron ya que había pasado el accidente y no hubo persona detenida», señaló Corona.

Liliana Castillo fue arrollada en Mayorazgo y Universidad, en el 2009; el responsable fue detenido y enfrentó juicio en libertad, pues alcanzó fianza.

Corona señaló que los familiares de Liliana acudían a las audiencias, pero los testigos del accidente no se presentaban.

«Dependían de que se presentaran testigos para continuar, como policías, los de la ambulancia, familiares de Liliana y el involucrado, y su familia.

«Hubo varios citatorios, pero los únicos que se presentaron fue la familia de Liliana y el que la atropelló, pero no se presentaron los testigos y no pudo haber seguimiento, la familia se cansó de estar yendo a los citatorios al reclusorio sin poder avanzar en nada», indicó.

En el caso de Esthela de la Luz Valles, quien murió atropellada en 2009 al bajar de un puente de la ciclopista, en Periférico y Reforma, la averiguación previa se fue al no ejercicio de la acción penal.

Maximino Mendieta perdió la vida impactado por un microbús en Avenida San Antonio y Alta Tensión, en septiembre del 2011, y la averiguación previa aún continúa en integración, según la Procuraduría de Justicia local.

(Por Diana Martínez, de Reforma)

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Blue Captcha Image
Refrescar

*