La bici de cartón: quién, cómo y dónde

Una bicicleta de cartón es una idea tan aplaudida como una cuchara de chocolate, pero eso no ha detenido a su inventor de fabricarla en serie.

La primera bicicletas eran de madera. Los fabricantes luego cambiaron a tubos de acero. En estos días, las bicicletas de alta gama, donde el peso es un bien escaso, utilizan aleaciones de aluminio o incluso fibra de carbono. Pero Izhar Gafni, un ciclista aficionado que posee un número cuantioso de bicicletas como de fantasía, se pregunta si los inventores originales tenían un punto. Se propone volver a utilizar la madera o, más bien, un derivado de la madera, es decir, el cartón.

Gafni, que vive en Ahituv, Israel, pasó años tratando de averiguar cómo hacer que una bicicleta de cartón fuera capaz de soportar el peso de un ser humano. El truco es doble. En primer lugar, pliega el material de cartón de calidad comercial, a partir de papel reciclado para aumentar su resistencia. (Él utiliza el patrón exacto de plegado para cada uno de los componentes de la máquina basándose en los principios del origami –el armado de piezas de papel en Japón–.) Entonces, una vez que se dobla, trata el resultado con una resina patentada que mantiene la forma y la endurece, antes de cortarlo en la forma del componente necesario. Una segunda aplicación de la resina hace al componente impermeable y una capa de barniz hace que se vea bien. El resultado, Gafni afirma, es más fuerte que la fibra de carbono.

El marco de la bicicleta, ruedas, manubrio y asiento están hechos del mismo cartón, y luego se montan juntos. Los neumáticos –hay que remontarse a los primeros días del ciclismo– se componen de goma maciza, que se recicla a partir de neumáticos viejos. Eso hace que el viaje sea un poco más difícil que si fuesen neumáticos de hule, pero significa que no pueden ser perforados.

La cadena, sobre la base de la correa de distribución de un coche, también está hecha de goma de neumático de automóvil. Los pedales son de plástico reciclado de botellas y los frenos se reciclan también, aunque Gafni aún no está listo para revelar los detalles. El producto acabado pesa 9 kg, un poco menos que una bicicleta normal, y puede llevar a un ciclista de 220kg de peso.

El mercado objetivo de Gafni son los países más pobres del mundo. El costo de la fabricación de la bicicleta de cartón será de 9 a 12 dólares la unidad, su diseño es mucho más asequible que una bicicleta con estructura de acero. Pero la gente de los países ricos pueden estar interesada también. En Tel Aviv, la capital comercial del país natal de Gafni, 2,000 bicicletas fueron robadas y puestas en la pantalla por la policía para que sus propietarios las reclamen. Si las bicicletas cuestan menos que los candados que las encadenan a postes de luz, los ladrones no pueden pensar que vale la pena robarlas.

(The Economist)

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Blue Captcha Image
Refrescar

*