La bici inteligente

La bici inteligente y eléctrica se distingue por su rueda roja trasera.

La Copenhague Wheel (bici eléctrica e inteligente) fue lanzada en diciembre de 2009 durante la COP 15. El proyecto fue concebido y desarrollado por el Laboratorio SENSEable City Lab para la Comuna Kobenhavns. El prototipo de bicis fue realizado con la ayuda de Ducati Energía y fondeado por el Ministerio del Medioambiente de Dinamarca.

La Copenhague Wheel convierte a la bici que ya posees, rápida y fácilmente, en una bicla eléctrica con regeneración de energía y capacidades de conexión y sensores ambientales en tiempo real.

Copenhague Wheel colecta la energía generada en los trayectos y la almacena para cuando sea necesario un poco de impulso. Al mismo tiempo, los sensores en la rueda recaban información sobre la contaminación del aire y el ruido, el tráfico vehicular y las condiciones del camino.

La Copenhague Wheel se distingue de otras bicicletas eléctricas al ensamblar todos los componentes de manera elegante y empaquetarlos en un solo repositorio: la rueda roja trasera. No hay cableado externo o voluminosas baterías, por lo que es adaptable a cualquier bici. En el interior del centro, se ha dispuesto un motor, un engranaje de 3 velocidades, las baterías, un sensor, un GPS y un kit de sensores que monitorean CO, NOx, ruido (db), humedad relativa y temperatura. En el futuro, serás capaz de solicitar las especificaciones de la rueda de acuerdo a tus hábitos de conducción y necesidades.

La Copenhague Wheel se controla a través de un teléfono inteligente y se convierte en extensión una extensión natural de tu vida cotidiana. Simplemente colocas el teléfono en el manubrio, y sincronizas, vía Bluetooth, con el centro (la bola roja) de la Copenhague Wheel.

La bici se conecta, vía bluetooth, con tu teléfono celular y guarda todo tipo de datos.

Ahora sí, podrás utilizar tu teléfono y la Copenhague Wheel para desbloquear y bloquear la bicicleta, cambiar las velocidades, seleccionar qué tanto desea que el motor te ayude y ver información relevante en tiempo real.

A medida que ruedas, la unidad de monitoreo de la Copenhague Wheel captura información acerca de tus hábitos personales de conducción, la cantidad de esfuerzo que pones, calorías que quemas, etc., así como información que te rodea, incluyendo monóxido de carbono (CO), NOx, ruido, temperatura ambiente y la humedad relativa. Puedes acceder a estos datos a través de tu teléfono o en la web y utilizarla para planear rutas saludables, para lograr las metas de ejercicio, o para reunirte con amigos en el camino. Tú eres dueño de todos los datos que compila la Copenhague Wheel. Y claro que puedes compartir la información con amigos a través de las redes sociales.

También puedes contribuir, aún más, los datos de tu viaje diario al trabajo. Este material se puede transferir de forma anónima con el gobierno de tu ciudad. Cuando muchos ciclistas donan la información, la ciudad accede a una nueva escala de información ambiental al detalle. Y, justo a través de estos datos, tu ciudad puede: analizar diferentes tipos de datos ambientales en una escala que nunca antes se había logrado antes. Entender más a detalle el impacto del transporte en una infraestructura citadina o estudiar fenómenos dinámicos como las islas de calor urbanas. En última instancia, este tipo de información masiva (crowdsourcing) puede influir en cómo asigna recursos el gobierno local, la forma en que responde en tiempo real a las condiciones ambientales o la manera en que las estructuras e instrumentos de políticas ambientales y de transporte deben ser conducidos y administrados.

Un proyecto del MIT Senseable City Lab senseable.mit.edu/copenhagenwheel/

Fotos: Max Tomasinelli www.maxtomasinelli.com

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Blue Captcha Image
Refrescar

*