Los secretos de rodar como un ciudadano de Ámsterdam

Amsterdam-ciudad-1

En ninguna otra ciudad reina el ciclista de manera suprema. La historia, la arquitectura y el ambiente de la ciudad pueden ser lo que atrae a la mayoría de los viajeros a Ámsterdam, pero son los habitantes de la ciudad que a horcajadas sobre su bici captan la mayor atención.
¿Sabías que hay más bicicletas que personas en Ámsterdam? Ricos, pobres, jóvenes, viejos -no importa- todos son ciclistas. Así que cuando visites la ciudad, únete a los habitantes de Ámsterdam y súbete a una bici.
Ámsterdam quizá tiene la mejor infraestructura de ciclismo en el mundo, pero para moverse en una bicicleta puede ser desalentador. Reglas no escritas, altas velocidades, bicicletas de carga repletas de niños, frenos de rueda y hordas de ciclistas de todo tipo pueden resultar intimidantes. El primer paso para tener una rodada exitosa en la ciudad es no parezcas turista. Aquí hay algunos consejos para ayudarte y que logres mezclarte fácilmente en las calles de Ámsterdam.

Amsterdam-ciclismo-3
Rueda en una bici Dutch (holandesa), negra, en posición vertical. No uses ninguna ropa llamativa, mucho menos un chaleco con distintivos, y no se te ocurra rodar en una bici de montaña. No hay necesidad de vestir deportivo, simplemente elegante. Prueba la campana, lo más probable es que vayas a necesitarla.
En vez de una pequeña cesta y linda, coloca una cesta grande o una robusta y vieja caja de madera en la parte delantera de la bicicleta. Rellénala con víveres y flores y la gente sin duda pensará que naciste y te criaste en la ciudad de los canales y la zona roja.
Los holandeses no usan cascos, chalecos o ropas especiales. El ciclismo aquí es solo una versión más rápida que caminar. Así que súbete a tu bicicleta con tacones altos, un bonito vestido, un traje elegante, o los jeans de moda.
No te olvides de hacer indicaciones. Es muy fácil: señala a la derecha para ir hacia esa dirección, apunta a la izquierda para ir allá. Y si quieres hacer una parada en medio del fietspad (ciclovía), apunta hacia la acera con la mano izquierda. No hay necesidad de hacer una escena, solo una mano inerte hace el truco.

Amsterdam-ciudad-4
El ciclismo aquí es social, por lo que rueda de aquí para allá y de allá para acá y charla con los demás. Solo asegúrate de que los otros ciclistas pueden pasar. Siempre hay alguien que viaja más rápido que tú.
Dos en una. Dos personas en una bici es algo muy holandés. Algunas mujeres se sientan en la parrilla trasera con las piernas a un lado, los hombres dejan colgadas las piernas, una a cada lado. Las mujeres holandesas son progresivas, por lo que también verás que una mujer rueda en su bicicleta mientras transporta a un hombre.
¿Llueve? Casi seguro que sí. No importa el tiempo, los holandeses aguantan y siguen rodando. ¿Preferirías esperar al tranvía? Creo que no. Podrás mantener casi seco, pero no dejes que el mal tiempo te evite rodar. Y si eres valiente, puedes ir en la bici mientras sostienes un paraguas a la vez, al más puro estilo holandés.
Por último, a las bicicletas las roban. Así que no olvides bloquearla con dos candados o métodos de alta calidad. La gente gasta más dinero en seguridad que en sus bicicletas. Asegúrate de bloquear la bici en un sitio adecuado, de lo contrario las autoridades podrían transportar como basura, pensando que está abandonada. Aparte de eso, siéntate derecho, relájate y pedalea lejos.

Amsterdam-ciudad-2
DESTINOS EN ÁMSTERDAM
Mientras disfrutas del aire fresco, una lluvia ligera o incluso un poco de sol de la tarde, aquí están algunos de los lugares favoritos de todos los tiempos en la ciudad de las bicicletas.
+ Rueda sobre El Puente Delgado (de Magere Brug) para una bonita vista del río Amstel. Pásate por De Ysbreeker para un té de menta fresca que es el punto de observación perfecto para los ciclistas. También puedes rodar a lo largo del Amstel por unos 10 kilómetros al Ouderkerk aan de Amstel, e incluso tomar el ferry en bicicleta para ir al otro lado del río y tener una vista diferente.
+ Para una verdadera sensación de pueblo, rueda cuesta arriba y abajo de la Haarlemmerdijk/straat. Querrás parar en algún momento, porque todas las tiendas son muy tentadoras.
+ El ciclismo en el barrio Jordaan es encantador. Eerste y Tweede Goudsbloemdwarsstraat son dos favoritos. Deténte en Winkel Noordermarkt en la mejor tarta de manzana o en la Boca de Westerstraat donde hay deliciosas carnes y quesos.
+ Toma tu bikla y súbete al ferry gratuito detrás de la estación central de Amsterdam-Noord. Rueda a Nieuwendammerdijk y Schellingwouderdijk; diques, con vista al mar, casas de diques y casas flotantes y un molino de viento. No poder pedir mucho más holandés que eso.
+ Rueda a Java Eiland y da un vistazo a una versión modernista de Ámsterdam: casas estrechas, puentes lindos y pintorescos canales.
+ El novísimo museo Rijksmuseum es un verdadero placer, ya que también reabrieron la ciclovía que pasa por el museo. No te los pierdas.
+ Si pasas por Utrechtsestraat , asegúrate de parar en uno de los quioscos de pescado fresco. Ahí hacen el mejor sándwich de arenque ahumado en la ciudad. Eso sí, llega antes de las 16:30.
+ El Amsterdamse Bos es un gran parque al lado sur de Ámsterdam. Los holandeses incluso lo llaman bosque. Rueda a lo largo de los lagos, el bosque y haz una parada para un picnic. Puedes incluso alquilar un bicibote.
(Por Meredith y Joni. Ambos son bloggers de Ámsterdam Cycle Chic. Meredith trabaja como estratega Urbana en Stipo y Joni fundó la marca holandesa de bicicletas Bear Bicycles.)

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Blue Captcha Image
Refrescar

*