Postales (rodantes)

Estacionamiento de bicicletas en la acera de Financial Centre Metro Station, sobre Shaikh Zayed road. La silueta de la torre Burj Khalifa, al fondo, contrasta con la bruma del cielo.

En Dubái no se andan por las ramas en cuanto a restringir el ciclismo urbano. Dan facilidades, pero donde no existen, está expresamente prohibido rodar. Bajo su propio riesgo, dice el jefe de la policía.

Por José Luis Barros/Corresponsal

DUBÁI, Emiratos Árabes Unidos.- El jefe de tránsito de la policía de Dubái, el general Mohammad Saif Al Zafein fue preciso y directo: “Estoy en contra de que los ciclistas circulen por las vías primarias, es muy peligroso”. Así se publicó en la entrevista realizada por el diario Gulf News, en su edición del pasado 15 de febrero. Y luego agregó: “No hay carriles separados para ellos (los ciclistas). No hay tal disposición en nuestra ley para que los haya, por lo tanto; cuando hay un accidente, el daño para el ciclista es demasiado”.

Estas fueron las declaraciones, harto sensibles, como respuesta a un lector que preguntó por qué la irresponsable y agresiva actitud de muchos automovilistas hacia los ciudadanos en bici.

Fue un claro exhorto a no correr riesgos, con una misión simple de la cual podemos interpretar lo siguiente: “Aquí, ahora y con esta ley te aconsejo que no te la juegues”.

Dubái goza de una buena infraestructura vial, y el uso de las bicicletas están a la alza, el transporte público es bueno, caro, y las horas pico de éste comienzan a hacerse  incómodas, por lo tanto la gente tiene la necesidad de usar una bicicleta como medio de transporte.

Como en toda gran ciudad los accidentes ocurridos encienden alarmas para legislar sobre el tema de las bicicletas, los usuarios indignados buscan respuestas que, en este caso; el general Al Zafein ya les aclaró.

Por otra parte, Dubái ofrece las dos caras del ciclismo urbano ya conocidas, la recreativa y la de trabajo; para ambas la ciudad cuenta con estacionamientos gratuitos en cómodas y limpias aceras en las entradas de las principales estaciones del metro, los parques, las calles de tránsito ligero y los parajes del desierto son las otras opciones para disfrutar, al menos hasta que la temperatura así lo permita. Pedalear con 48 ó 50 grados Celsius del verano sin duda es un factor considerable para decidirse por tomar un taxi con aire acondicionado y llegar a la oficina fresco y con la espalda y cuello agradecidos de evitar el tremendo tueste.

Algo más para destacar es el nivel de seguridad de estas latitudes. Una bicicleta puede quedarse días estacionada asegurada por una débil correa y el dueño tendrá la seguridad de que la encontrará con todas sus partes, al igual que la tranquilidad de que no será asaltado mientras rueda por las calles. Como se dice en México: “Son unas por otras”.

Bicis estacionadas sobre el carril lateral de la vía conocida como Shaikh Zayed Road. Al fondo el tren llegando a la estación de metro Financial Centre. Del lado izquierdo se encuentra el puente cubierto que comunica el estacionamiento de bicicletas a la estación del metro.
En la misma vía, en segundo plano se aprecia la estación de metro Financial Centre y al fondo las torres DAMAC de departamentos cuyos interiores fueron diseñados por la firma italiana Versace.
Atrás se aprecia el cubo del ascensor que lleva al puente para cruzar la calle y llegar a la estación del metro Financial Centre. Fondo a la derecha se ve el rascacielos Rose Rotana Hotel con su remate emulando pétalos convergentes de un botón de rosa cerrado, coronados por una esfera.

2 Comments

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Blue Captcha Image
Refrescar

*