Prepara tu propia bebida isotónica

En épocas de intenso calor, un buen truco consiste en elaborar nosotros mismos la bebida isotónica tan importante para restituir los componentes que perdemos con el sudor.

Es muy importante tener en cuenta que cuando sudamos no solo perdemos agua. También van disueltos algunos tipos de sales minerales y oligoelementos que es fundamental reponer cuando nos rehidratamos.

Perder tan solo 1% de agua nos hacer disminuir un 20% en el rendimiento deportivo; una pérdida del 15% nos lleva a la muerte.
Por lo tanto es fundamental de añadirle al agua que perdemos, esas sustancias que intervienen en pequeña proporción, pero son fundamentales para restituir todo nuestro equilibrio energético-mineral de forma óptima.

Las bebidas comerciales que podemos encontrar en el comercio llevan gran cantidad de agua, azúcares, y los minerales en la adecuada proporción. Si las citadas proporciones no son óptimas, podemos conseguir un efecto contrario.

Hay marcas comerciales que utilizan los elementos minerales y las azúcares en unos sobre o bote con cierre hermético donde se guardan en forma de polvo.
Para elaborar la bebida tan solo debemos añadirle el agua en las proporciones que pone cada sobre o bote.
Es una forma de presentación muy cómoda ya que el polvo ocupa muy poco espacio y peso.

Sin embargo el valor nutricional de la bebida final es exacto al que se vende comercialmente en la presentación de bebida siempre que respetemos escrupulosamente las proporciones. Dos formas de presentación pero un mismo producto final.

Así pues, podemos decir sin ánimo de equivocarnos que el agua nos es suficiente.
Cuando reponemos el líquido sobrado con solamente agua, a medio y largo plazo empezaremos a sentir calambres en las musculatura de las piernas y pérdida de energía y de rendimiento.

La elaboración de bebidas isotónicas en casa nos aportará la ventaja de no tener que ingerir conservantes y colorantes que sí que llevan las industriales, a la vez que nos ahorraremos una buena cantidad de dinero en un producto que no tiene ningún secreto para su elaboración.

Estas son las características que debe cumplir una bebida isotónica según wikipedia.

Ingredientes para la bebida isotónica casera:

Agua

Azúcar

Miel

Bicartonato sódico

Sal marina

Zumo de limón o cualquier otra fruta a nuestro agrado

Una ramita de yerba aromática (opcional)

1.- Agua (1 litro)

La mejor es agua de osmosis, si bien también es válida cualquier otro tipo de agua que no sea excesivamente dura (carbonaco cálcico). La razón para ello es que de este modo la composición del agua será lo más neutra posible para que la proporción de los ingredientes adicionales sea exacta.

2. El azúcar común (dos cucharadas soperas)

La sacarosa es un disacárido que se absorbe bastante rápido y que nos aportará la cantidad de energía necesaria en un ejercicio vigoroso.
Si el azúcar es morena, mucho mejor pues tiene más minerales. No obstante, tiene menor efecto edulcorante, produciendo bebidas algo más aguadas; también es más difícil de disolver, por lo que aconsejo hacerlo con calor unas horas/días antes.

3. La miel (una cucharada pequeña)

Es rica en azúcares de cadena corta (monosacáridos), de excelente y rápida absorción. Nos añade igualmente oligoelementos y minerales en diferente proporción según el tipo de la misma.
Hay personas que les gusta con miel sola, otras prefieren azúcar blanca, morena… en la diversidad está el gusto.

4.- Bicarbonato sódico (dos pizcas)

Conocido durante muchos años para evitar la acidez o pesadez de estómago.
Es una buena fuente de sodio y de cloro, muy importantes para el metabolismo corporal.

5.- Sal marina (una pizca)

Es importante que sea sal marina sin refinar, ya que de este modo no perderemos el yodo y el potasio, muy importantes para reponer los electrolitos perdidos con la sudoración.

6.- Zumo de limón u otra fruta a gusto (de una a dos unidades, según tamaño)

Es ideal porque produce la sensación refrescante, contraria al sabor de “jarabe” que nos da el agua con el azúcar y la miel.

7.- Opcionalmente podemos utilizar una ramita de cualquier yerba aromática como perejil, apio, tomillo, romero.

De este modo le podemos poner una pizca de sabor exótico

Para la mezcla de los componentes utilizo una batidora, la cual es excelente especialmente para diluir la miel, o bien usar la propia botella donde teníamos el agua. Si utilizas alguna yerba aromática probablemente será imprescindible su uso.

Ya tenemos preparada nuestra bebida isotónica. Si prefieres puedes ponerla en el frigorífico o el congelador dependiendo del tiempo que vayas a tardar en consumirla.
Puedes congelar el termo, la bolsa para líquidos de tu mochila, CamelBack, etc.
A mí personalmente me gusta congelarlo y sacarlo fuera del frigorífico un poco antes de la salida.
Si crees que está demasiado congelado llenas el fregadero con agua corriente y sumerges la botella congelada. En pocos minutos estará parcialmente descongelada.
Si es invierno o quieres una descongelación casi instantánea puedes usar agua caliente. La práctica te hará encontrar el punto justo en cada ocasión.
La bebida es mejor tomarla fría, pero sin exageraciones. Los alimentos fríos abandonan nuestro estómago muy rápido, evitando con ello la sensación de vientre hinchado.

Es muy importante reseñar que las proporciones de los elemento sólidos debe ser lo más exacta posible dentro de lo que a nivel doméstico podemos tener para ello.
Estamos tratando de elaborar una bebida isotónica, es decir, con la misma concentración de sales y elementos nutrientes que tienen nuestras células en su interior (citoplasma).

Si haces la solución demasiado aguada (hipotónica) no conseguiras una restitución óptima de los nutrientes, mientras que una solución excesivamente concentrada (hipertónica) puede tener un efecto rebote con una subida en pico de la glucosa en sangre que obliga al páncreas a segregar insulina.
En ese caso la hipoglucemia está asegurada.

Ante la duda la bebida debe ser ligeramente hipotónica, es decir, con una concentración de sales ligeramente menor a la ideal. La proporción de glucosa no debe superar nunca el 10%.

 

¿Qué es una pizca de sal?

El nivel de sales que viene en las bebidas isotónicas comercializadas suele estar del orden de menos de un gramo.
Lamentablemente a nivel casero, el común de los mortales no tenemos una microbalanza que aprecie unos pocos miligramos.
Así pues, una pizca es la cantidad que entraría entre nuestros dedos índice y pulgar apretados.
No es una medida exacta pero seguro que la práctica te irá diciendo como tomarla. Quien sea aficionado a las recetas de cocina seguro que me entenderá.

(Fuente: Ropa-ciclismo.com)

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Blue Captcha Image
Refrescar

*