Propondrán hoy ley a favor de los peatones

ley-movilidad

Viernes 21 de febrero, 2014. Una ley de movilidad urbana obligaría al gobierno capitalino a invertir en proyectos de movilidad sustentables y que ayuden a mejorar la vida de los capitalinos, dice la diputada Laura Ballesteros.
La ley de movilidad urbana para el Distrito Federal gira en torno a cuatro ejes rectores: el peatón debe ser la prioridad, el transporte público el eje para las obras de desarrollo vial y urbano, la movilidad es un derecho y, la caminata y la bicicleta se vuelven medios de transporte.
La diputada panista Laura Ballesteros, principal promotora de la iniciativa, asegura que si la ley se aprueba, obligaría al gobierno capitalino a invertir en proyectos de movilidad que sean sustentables y ayuden a mejorar la calidad de vida de los ciudadanos.
«Es para tener una ciudad más ordenada, en términos de desarrollo urbano. Lo que se busca es que el gobierno gaste distinto, le va a dar resultados inmediatos a los capitalinos, en transporte público e infraestructura urbana», dice.
La iniciativa podría discutirse este viernes en la Asamblea Legislativa durante el periodo extraordinario y de no ocurrir, deberá esperar otra semana antes de que los legisladores comiencen el debate.
Xavier Treviño, director en México del Instituto de Políticas para el Transporte y el Desarrollo (ITDP, por sus siglas en inglés), aseguró que este es un ejercicio necesario para avanzar en materia de transporte.
«Son pasos en un proceso que lleva años, no se resuelve solo con la ley pero es importante dar pasos de reconocimiento y regulación que son básicos, en Estados Unidos y Europa han pasado por esto», indica.
El peatón va primero
Aunque la actual legislación establece que el peatón tiene la prioridad de paso en las calles, en la práctica no se respeta. Al año se registran mil 20 muertes por atropellamiento; de ellas, 70 por ciento ocurre en lugares donde no hay infraestructura peatonal.
La ley propone que se garantice su vida y su seguridad, pero también busca mejorar la calidad de vida de los capitalinos, que actualmente invierten en promedio dos horas al día para trasladarse.
«Hay gente que sale en la noche y regresa en la noche, sin ver a su familia, sin ninguna calidad de vida. Además los desarrollos de vivienda están muy lejos, en promedio se pierden 3.3 horas hombre por el tráfico de la ciudad, además del maltrato que sufre por parte de los prestadores de esos servicios, como los microbuseros», asegura la panista.
El 80 por ciento de la superficie para transporte de la ciudad está centrada en el automóvil y se ha convertido en la prioridad de las inversiones en obra pública. Se estima que 80 por ciento de los capitalinos se traslada en transporte público; la gente más pobre invierte en promedio 43 por ciento de su salario en transporte.
Este eje cuenta con dos puntos claves, asegura Treviño, el primero tiene que ver con el marco regulatorio, el segundo responde a que la infraestructura urbana sea amigable con el peatón.
«Que no se realice una sola obra pública más sin que el peatón sea la prioridad», dice Ballesteros. Para ello, buscan que el modelo de calle completa se establezca en toda la ciudad.
En él se cuenta con banquetas para los peatones, todas ellas con rampas, una ciclovía, un carril confinado para el transporte público y otro para un auto. El otro modelo que persigue esta ley es la creación de un sistema integrado de transporte público conectado de manera intermodal.
Transporte público como eje para las obras de desarrollo vial y urbano
Ya que 80 por ciento de los capitalinos se desplaza en transporte público, la inversión para el desarrollo vial deberá centrarse en esas personas y no en 20 por ciento que utiliza automóvil. Este principio ya se aplica en algunas grandes urbes del mundo, como Tokio, París o Nueva York.
«Lo que buscamos es que haya garantías para que se mejore todo el viaje de puerta a puerta, de la puerta de la casa a dónde vaya a ir», dice Treviño, quien reconoce que la existencia de corredores viales ha mejorado la movilidad en la ciudad, pero están desarticulados.
«La clave es la integración, esa es la parte importante. Ahora la gente tiene que caminar y tomar el micro para llegar a alguno de esos 20 corredores con que cuenta la ciudad. Necesitamos mejorar la conexión, proponer un programa integral para el sistema de transporte público.»
Ballesteros cree que el problema de origen es cómo se destinan los recursos. «Si en lugar de gastarse el dinero en el segundo piso, lo hubieran gastado en el Metro de la ciudad, no habrían tenido que aumentar en 65 por ciento el costo del boleto», asegura.
La movilidad como derecho
La iniciativa quiere brindar certeza legal a los capitalinos, para que se pueda asegurar la calidad de vida, pero también para que se designen recursos del presupuesto a este rubro.
«Si se reconoce como derecho, de inmediato es reconocido como una obligación para el gobierno y tiene que gastar en ella», dice Ballesteros.
ITDP envió dos informes el año pasado a la CDHDF para evaluar la gestión del gobierno en términos de desarrollo urbano y movilidad.
«Se tiene que garantizar la seguridad, la cobertura de la red y la accesibilidad, solo así se podrá contar con una política pública realmente exitosa», dice Treviño.
Esos tres indicadores se contemplan en la iniciativa de ley. La seguridad responde a los problemas de accesibilidad peatonal, donde los accidentes son un indicador de las fallas; la cobertura de transporte de calidad significa qué tan cerca se encuentra un usuario del sistema, cuántos metros hay de su casa hasta una estación del Metro o Metrobús, una ciclovía, etc.
La accesibilidad responde al precio que se paga por utilizar ese medio, es decir, que no puede ser demasiado caro.
Reconocer a la caminata y bicicleta como formas de movilidad
La falta de cultura vial, tanto de peatones como de ciclistas y automovilistas genera daños a terceros. Todos, por igual, violan la ley y se exponen a accidentes.
«Los peatones y ciclistas son la parte más vulnerable de la cadena de movilidad de la ciudad, necesitamos empoderarla y protegerla», por ello la diputada Ballesteros explica que la nueva ley de movilidad hará hincapié en brindar protección legar para esos sectores y generar infraestructura.
«La bici es reconocida como vehículo, pero no hay legislación. Ecobici no tiene un marco legal que los proteja, no tiene recursos asignados.»
Además, considera que caminar debería incorporarse como sistema de transporte, ya que los usuarios de todos los medios de movilidad caminan, por lo que no solo hay que reconocerlo como medio de transporte, sino como uno prioritario.
«El viaje completo incluye caminar. Dejas el auto en el estacionamiento y caminas. Caminas para llegar al Metro, te bajas de la bici y caminas a tu destino», asegura. Por eso, considera que se debe mejorar la experiencia de caminar, ya que afecta a 100 por ciento de los capitalinos.
«La clave son los criterios de obras, con nuevos criterios inmediatamente la experiencia se mejora y se beneficia a todos», explica el experto.
La diputada Ballesteros aseguró que si el dinero de la ciudad se gasta en los rubros importantes, la gente va a empezar a ver cambios reales en un lapso de tres años a cinco años.
La iniciativa podría discutirse este viernes en la Asamblea Legislativa durante el periodo extraordinario y de no ocurrir, deberá esperar otra semana antes de que los legisladores comiencen el debate.
(Por Catalina Díaz, de Milenio Diario)

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Blue Captcha Image
Refrescar

*