¿Quién vela por las bicis públicas?

Rodada-leon

Por Oso Oseguera

Sin duda algunos usuarios no se ocupan de ellas. Las llevan por terrenos ásperos, suben y bajan banquetas, ¿charcos?, ná, diversión húmeda, ni qué decir de llevar un pasajero o un bulto enorme. Pues, total, ni les pertenece. De tanto uso y servicio, algunos componentes de las bicis públicas dan cuenta: los frenos chirrian, el asiento se mueve como aspa de licuadora y el manubrio se percibe frágil o tieso. Ah, qué será de la bici pública, tan traída y llevada, tan pesada y poco cuidada. Tan útil y práctica, noble y dispuesta.
Hay dos tipos de bicis públicas. Las que presta el gobierno –Ecobici– e Injuve (Instituto de la Juventud) y las que alquila también la iniciativa privada: Telcel, Bici gratis, entre otros.
Con las dimensiones actuales del sistema Ecobici y la capacidad operativa, el equipo de mantenimiento del sistema visita 22 cicloestaciones al día, da mantenimiento in situ a siete bicicletas en promedio, lo cual implica un total de 154 bicicletas diarias, de las casi 3,000 que ruedan diario por el DF. Por otro lado cada bicicleta del sistema entra al taller para reparaciones por lo menos una vez al mes, donde se revisan y arreglan las ruedas, llantas, campanilla, guardafangos, liga, sillín, sistema de iluminación y frenos, entre otros componentes.
Un asunto que hay que resaltar es el poco vandalismo que existe en el DF contra las bicis blanco y rojo. El tema no es menor, en París, donde todo empezó, se estima que 8,000 de las 20,600 bicicletas con que el sistema Vélib partió han sido robadas, algo no menor en unidades que tienen un costo de unos 3,500 dólares cada una y que con el paso del tiempo han pasado a abastecer el mercado negro ciclístico de Europa Oriental y los países del norte de África. A ese número hay que agregar otras 8,000 que han tenido que ser reemplazadas después de la acción de vándalos que las dejaron convertidas en chatarra. Solo para dar una idea de la magnitud del problema, JCDecaux, el operador parisino, repara unas 1,500 bicicletas al día, para lo cual cuenta con 11 talleres especializados, uno de ellos sobre un bote que navega por el Sena.
En el caso de las empresas mexicanas que arriendan biclas, les dan mantenimiento cada semana. Se revisan después de que fueron entregadas y si requieren ajustes mayores son apartadas para tal fin. Si no, se prueban, se ajustan y vuelven al ruedo.
En la rodada que hice en León, Guanajuato, la Dirección de Movilidad es la que presta las bicis. Debo decir que de las bicis prestadas la única que fue devuelta fue la que yo elegí. Mala suerte, me tocó la malita. De hecho, una vez que la subieron a la camioneta la tomó una chica que venía sufriendo con su propia bici. Así que subió la suya a la pick-up y empezó a rodar en la pública. Apenas pasaron 3 calles y subieron las dos a la troca. “¿¡Quién sabe qué tiene!? Está pesada”, dijo.
La rodada fue concurrida, aproximadamente 150 personas. Muchas mujeres, todos entusiastas. Mi anfitrión, Abraham Vargas, me platicó que las ciclovías en León, Guanajuato corren por los camellones. Así las trazaron. De hecho, cuando se propone una nueva ciclovía por la extrema derecha, los ciclistas reclaman y piden que no se trace así. Usos y costumbres.
Los automovilistas están más que acostumbrados a que los miércoles por la noche salgan a rodar los ciudadanos de León, van bien escoltados, no agreden a peatones ni a choferes. Van tranquilos y de vez en vez se reagrupan para no dejar huecos en el grupo. Muy organizados. Durante dos o tres horas por la ciudad guanajuatense ruedan los ciclistas, conviven con otros ciudadanos que no comparten su modo de transporte. Todo en armonía.

* El autor se quedó con ganas de rodar bien en León, Guanajuato. Sin duda volverá, llevará a su bici y probará que 13 km no son tan pesados, ni que la noches le caen de sorpresa o que los aires pulcros le vuelven las piernas unos troncos auténticos.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Blue Captcha Image
Refrescar

*