Roma-Condesa: zona de zanjas

zanjas-chipotes-calles-df

Casi la totalidad de calles presentan daños por excavaciones mal tapadas
Zanjas ocasionadas por la introducción de tubería de gas, de drenaje o de electricidad en la colonia Roma y Condesa, en la delegación Cuauhtémoc, se suman al ya de por sí histórico deterioro del asfalto.
Como en otras colonias de las que EL UNIVERSAL ha dado cuenta, el corredor Roma-Condesa, un polígono con alta afluencia de ciclistas y con diferentes ejes viales, registra diversas imperfecciones en su pavimento.
De acuerdo con testimonios de vecinos de la zona, hace algunos meses empresas cableras abrieron canaletas para introducir cables de fibra óptica y después de varias semanas abiertas, dichas zanjas fueron cerradas, pero se convirtieron en un borde que alteró la fisonomía de la infraestructura vial.
“De zanjas, padecemos mucho; hace unos meses a la colonia la inundaron de esas aberturas porque metían cables y era todo un problema”, dijo el señor Carlos Ortiz, que todos los fines de semana anda en bicicleta y padece con las imperfecciones en las vialidades.
Agregó que “aunque ahorita ya las taparon, no hicieron una pavimentación correcta; así los carros se acaban y uno se desgasta”.
También empresas de gas natural abrieron zanjas y en otros casos, la Compañía de Luz y Fuerza abrió el piso y no lo dejó igual.
Casi en todas las calles de ambas colonias se pueden ver las huellas de estos trabajos en el carril de baja velocidad, pegado a la banqueta.
En Puebla, Frontera, Medellín, Juan Escutia, Sonora y Álvaro Obregón, entre otras, el daño al piso es evidente, por que al pasar los coches, estos tropiezan con los hoyos o tienen que maniobrar para esquivarlos.
“Obviamente tratamos de evitarlos, pero algunos ni los taparon; cuando uno pasa un bache intenta no dañar su coche, pero al esquivarlo podemos atropellar a alguien”, comentó Humberto de la Torre, un taxista que dijo que la calles de Praga y Valladolid, entre la colonia Roma y Juárez, “parecen una mina”.
“Además de que no las tapan (las zanjas), las constructoras dejan a medias todo y olvidan su cascajo en las calles, madera o material y se tardan hasta meses en recogerlo”, dijo el hombre.
Calles con muchos daños
Armando Hernández, otro taxista de la zona, calculó que en 70% de las calles de la colonia Roma se puede encontrar mínimo un bache o una coladera sumida o destapada.
De acuerdo con su testimonio, el daño al piso no solo es evidente en el corredor Roma-Condesa sino también en la colonia Juárez e incluso en el Paseo de la Reforma.
En la observación realizada por este diario, si uno sigue la ruta de las canaletas en las vialidades, puede averiguar qué empresa fue la responsable de la afectación.
Así se descubrió que las líneas terminaban en medidores de gas, coladeras, registros de la extinta Compañía de Luz y Fuerza y de empresas de telefonía que introducen su cableado subterráneo.
En la calle de Puebla, por ejemplo, diversas zanjas atraviesan el asfalto de banqueta a banqueta y no sólo afectan la vía, sino también la acera.
A pesar de que hace unas semanas se colocó una ciclovía en la calle de Oaxaca para dar seguridad a los ciclistas, el piso del carril es irregular e incluso hay tapas de acero que sobresalen del piso y pueden ocasionar un accidente.
(Por Rafael Montes, de El Universal)

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Blue Captcha Image
Refrescar

*