Transporte sustentable en DF, palidece ante gasto corriente del gobierno

El Gobierno del Distrito Federal, podría haber perdido el ánimo en desarrollar nuevas estrategias de movilidad. Anquilosado en cómodos programas como Ecobici, Metrobús e inclusive ecoParq, el gobierno capitalino ha encontrado su zona de confort y como se advierte, se quedará en ella. ¿Qué pasará con la contaminación?
Los políticos de izquierda aplaudieron mientras que el futuro ambiental de la ciudad de México palideció ante el anunció. Y es que el jefe de Gobierno de la ciudad de México, Miguel Ángel Mancera Espinosa, aseguró que durante el primer semestre de su gobierno se gastaron cerca de 2,500 millones de pesos en movilidad vehicular, peatonal y rescate de espacios públicos.
Para Xavier Treviño, director para México del Instituto de Políticas para el Transporte y el Desarrollo (ITDP por sus siglas en inglés), «hay una parte muy natural de los gobiernos que es la inercia, que puede ser buena o mala. Un ejemplo de inercia buena es el Metrobús, cada vez se apostó más a los corredores de Metrobús, la línea cinco ya va casi a la mitad (de su construcción), ahora se está haciendo el proyecto de la línea seis sobre avenida Montevideo hasta El Rosario y prácticamente, (estos proyectos se han impulsado) sin mucha energía institucional. Ya el Metrobús sabe como hacerlo, ya están establecidos los ‘caminitos’ institucionales de coordinación, recursos; todo ya camina, entonces, salen un poco (la administración del GDF) con los ‘ojos cerrados'».
En este sentido, Treviño continúa su crítica y reconoce que proyectos como la Ecobici, ecoParq, «no necesitas como que mucha innovación institucional para sacar los proyectos, porque van replicando y aprendiendo de su propio proceso. En el tema de innovación es una inercia no tan positiva con lo cual se han hecho los corredores de Revolución, Circuito Interior, Periférico, Reforma; son corredores que se han ido pasando de grupos informales de concesionarios a empresas sólidas, continúa Treviño.

Sí hay innovación
En respuesta a los planteamientos del Instituto de Políticas para el Transporte y el Desarrollo, Tanya Müller, secretaria del Medio Ambiente en el DF, rechaza haber entrado en una zona de confort para la innovación sustentable.
«Ya estamos viendo dos aspectos fundamentales para la Ecobici; una, la ampliación, cómo con la misma tarjeta de Ecobici los usuarios pueden tener mayores beneficios, entre ellos los convenios que se firmaron con el programa de auto compartido Carrot para que a través de la misma tarjeta de Ecobici, puedas usar el sistema de carro compartido, aunque sea una empresa privada».
Para Müller la innovación si bien no ha descubierto nuevos programas de sustentabilidad, si los ha transformado de su origen básico.
«Estamos implementando lo que va a ser una bitácora de los usuarios de Ecobici, para que puedan saber al mes cuántos kilómetros recorrieron, cuántas calorías quemaron, qué distancia recorrieron por tiempo», esto lo explica la secretaria del Medio Ambiente como parte del compromiso por seguir brindando a los usuarios no solo mejoramientos al sistema, sino todo lo que es la parte de información durante su trayecto.
Para Treviño, se puede sacar ventaja al carácter intermodal que pretenden dar a la tarjeta de Ecobici, pues mediante ella o con el uso de la tarjeta del Metro/Metrobús, se lograría una recaudación centralizada, esto es, «cuando le pagues el pasaje no se pague al operador, sino que se contribuya a la capital y esta se encargue de pagarle al operador, entonces la capital termina teniendo el control del asunto. Si uno paga al operador, el gobierno capitalino es incapaz de meterse en el proceso, le toca verificar que se cumpla la ley, pero hacerlo en 30,000 microbuses, (todavía) es imposible».
Tras los dichos de Müller, la administración capitalina pudiera estar en lo cierto y el fatalismo de críticos no tener las dimensiones que advierten.
De acuerdo a Iván De la Lanza Gamíz, director de la Estrategia de Movilidad en Bicicleta de la ciudad de México, recuerda que las emisiones evitadas de CO2 por Ecobici de 2010 a 2012, sumaron un total de 232 toneladas.
«Los mayores beneficios del sistema de Bicicletas Públicas van más allá de la disminución de emisiones de GEI (gases de efecto invernadero), ya que se tienen impactos muy positivos en cuanto a la actividad física y a la reducción de impactos negativos a la salud, debida a la calidad del aire, trayendo consigo beneficios a la salud de los usuarios», citaba el estudio encargado por Ecobici al Centro de Transporte Sustentable EMBARQ.


Millones contra la contaminación
A comienzos de julio de 2013, un frente de 23 grupos ciudadanos, miembros de la Red Nacional de Ciclismo Urbano (BiciRed), propusieron a la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), que un paquete de contribuciones fueran canalizados a través del Proyecto de Presupuesto de Egresos de la Federación 2014 (PPEF 2014), como medida para florecer la infraestructura para la movilidad y el desarrollo urbano sustentable.
Y es que la ampliación en la fuente de ingresos para evitar que el transporte sustentable muera ante la contaminación diaria en la capital del país, tal vez responda a que el jefe de Gobierno ha priorizado recursos contables en miles de millones de pesos para el pago de obras de mantenimiento menor (1,500 mdp).
«La Secretaría de Hacienda es muy cuidadosa con estos procesos», explica Treviño sobre el acercamiento que tuvieron con la dependencia federal. «Han sido muy sinceros porque la realidad, es que mover inercias presupuestales pues es difícil, lo cual tiene su explicación, porque si se movieran los presupuestos de acuerdo a los humores o presiones de cada uno, pues tendríamos un caos, por lo cual hay muchas barreras para establecer este tipo de cosas».
Invertir en sustentabilidad si funciona, al menos se tiene como ejemplo al Programa Federal de Transporte Masivo (Protam), el cual usa el Fondo Nacional de Infraestructura, difíciles de usar, reconoce Treviño, en estrategias de movilidad como lo son infraestructura vial, movilidad no motorizada, sistema de bicicletas publicas, parquímetros; esto debido a que están enfocados en la construcción de carriles y estaciones de transporte masivo.
¿La alternativa?, preguntamos a Treviño, «reconvertir este programa a otro tipo de medidas mas baratas y con mucho impacto. La otra es establecer un fondo (que es parte de la propuesta platicada con Hacienda) específico a estos incentivos sustentables, el caso es que hay una «laguna» y nadie toma estos temas».

Pedalear ha funcionado
El transporte en la ciudad de México a través de las bicicletas ha tenido tal respuesta como medio de transporte, que incluso la Secretaría del Medio Ambiente capitalina, cuenta con una Dirección para la Estrategia de Movilidad en Bicicleta en la Ciudad de México que está por renombrarse como Dirección para Cultura y Diseño de Infraestructura Ciclista.
Con estos antecedentes al interior de la administración capitalina, entonces no sorprende que el ánimo este puesto en la Ecobici.
«Estamos ampliándonos hacia Coyoacán y Benito Juárez. Empezamos del centro hacia afuera, porque el centro es un atractivo natural y de los mayores laborales y es en esta zona donde se puede dar muy bien la intermodalidad, explica Müller.
«Ahora pensamos hacia la periferia, al oriente de la ciudad donde también tenemos un número de viajes pero no laborales. Ahí también tenemos que empezar con otro tipo de infraestructura, como son los bici-estacionamientos masivos para facilitar que la gente llegue al transporte publico en bicicleta, de manera segura y a partir de ahí, puedan utilizar el transporte para desplazarse», adelanta.
Y es que los números que han motivado al gobierno capitalino con respecto a la detonación de este medio de transporte, es que su uso está llegando a los nueve millones de viajes, 25,000 viajes diarios, «la Ecobici ha resultado una forma más eficiente y económica para trasportarse de manera cómoda y segura», defiende la secretaria del Medio Ambiente.

Mejorar aire tardará «años»
Hablar de sustentabilidad y sus efectos en la calidad del aire en la Ciudad de México tardará más de diez años, con base en programas adscritos por parte de la SMA capitalina y mas de un sexenio, tal como lo advierte Xavier Treviño del Instituto de Políticas para el Transporte y el Desarrollo.
«Yo daría un buen balance sobre el Plan Nacional de Desarrollo en los resultados, porque si están reflejadas las prioridades que hemos planteado, sobre todo en el tema de movilidad sustentable y que se encuentra en el PND, sobre todo en las ciudades que le toca un poco a la Sedatu: ciudades compactas, donde se use mas transporte público, movilidad no motorizada y se busca controlar el crecimiento y uso del automóvil, así como del lado de infraestructura», señala.
Cuestionada al respecto y sobre el desarrollo de un nuevo programa ambiental que iguale o incluso sustituya al llevado y traído «Hoy no Circula», Müller destaca que dentro de Proaire 2012-2020 y que está diseñado por un grupo de especialistas, «una de las primeras acciones que nos recomiendan a corto plazo y que nos ayudará a dar el último empujón a la renovación del parque vehicular, evidentemente para mejorar la calidad de aire y reducir el crecimiento del parque vehicular, con toda esta serie de políticas publicas que tenemos que impulsar, es la inversión en el transporte público».
Y tal vez a través del esquema del transporte público y masivo, se pueda buscar vincular a la iniciativa privada, en el incremento de la bolsa de recursos para el invento de nuevos programas sustentables. Viable pero difícil, advierte Xavier Treviño.
«Es difícil, Hacienda es lo primero que plantea. Se puede en esquemas donde hay recaudación como bicicletas públicas y con publicidad o patrocinios en esta plataforma de transporte. Pero muchos otros como parquímetros, claramente la cuestión privada es algo clave, infraestructura vial en calles seguras, a través de estas partes de la ciudad, es muy difícil involucrarlos (a la IP), porque no hay recaudo».

Transporte sustentable en la idea de:

• «Para reducir el uso excesivo de automóviles, es necesario el tema de los estacionamientos en diversos destinos, son un imán para que lleguen coches todos los días, sobre todo cuando se trata de zonas que están bien alimentadas con transporte público, Ecobicis, con miles de cosas interesantes; al poner cajones (de estacionamiento) es contraproducente a la estrategia», Xavier Treviño, ITDP.

• «Si vemos los datos internacionales y como tenemos que encarecer el uso del vehículo, una de estas políticas es la vialidad son espacios públicos, si queremos hacer uso de ellos, en ninguna parte dice que este es el espacio para el vehículo, no tenemos que garantizar el estacionamiento para el usufructo del espacio público. El programa de ecoParq se complementa con otras políticas a favor de una movilidad sustentable. Es necesario y lo tenemos que expandir a mayores zonas en la ciudad. Es un mensaje muy claro: el espacio publico destinado para el vehículo tiene un costo», Tanya Müller, secretaria de Medio Ambiente del DF.
(El Semanario)

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Blue Captcha Image
Refrescar

*