Viva la revolución (en dos ruedas)

Un renacimiento de la bici está ocurriendo en Estados Unidos. La prestigiada revista The Economist hace un reporte del advenimiento de la bici en varias ciudades de Estados Unidos.

Más y más personas en Estados Unidos circulan por la carretera sobre dos ruedas. Entre 1977 y 2009 el número total de viajes en bicicleta anuales se ha triplicado, mientras que la cuota de los viajes en bici aumentó de 0.6% a 1%. Los ciclistas que viajen distancias medias (10 km a 25 km diarios, commuters, le llaman en Estados Unidos) también se han incrementado en número, con el doble de personas que viajan en bici para ir a trabajar, durante el periodo 2000-2009.

Las ciudades tratan cada vez más de ser “amigables” con las bicicletas. Entre ellas, Chicago, que quiere convertirse en la mayor ciudad en Estados Unidos, y ha dicho que va a construir más de 50 kilómetros de carriles-bici protegidos en este año. Actualmente ocupa el quinto lugar, según la revista Bicycling. Por delante de ella están Washington, DC; Boulder, Colorado; Minneapolis, Minnesotta; y Portland, Oregon. Y el ciclismo crece rápidamente en todas estas ciudades, al ritmo de las otras que los aventajan: Nueva York y San Francisco.

El crecimiento se produce gracias a las políticas públicas de hacer más amigable a las ciudades y al aumento del gasto público en infraestructura ciclista. En Portland, que estableció un programa integral, los niveles de ciclistas se han multiplicado por seis desde principios de 1990. En Chicago, la motivación es mejorar la calidad de vida, y esto atrajo tanto a las empresas y a las familias a mudarse allí.

En un libro de próxima aparición, City Cycling, de John Pucher y Ralph Buehler, los autores argumentan que el auge de la bicicleta necesita ser expandido a una amplia muestra representativa de personas. Casi todo el crecimiento en el ciclismo en Estados Unidos proviene de hombres entre 25 y 64 años. Las tasas de ciclismo se han reducido ligeramente entre las mujeres y nítidamente entre los niños, muy probablemente a causa del nerviosismo por la falta de seguridad.

De hecho, el ciclismo es cada vez más seguro. Según un artículo de Pucher, Buehler y Mark Seinen, las muertes por viajes en bicicleta (10 millones de trayectos) disminuyeron 65% entre 1977 y 2009, del 5.1 a 1.8. En su libro, los autores afirman que los beneficios de la bicicleta superan con creces los riesgos de seguridad.

Chicago también está planeando uno de los mayores programas de préstamo de bicicletas públicas en Estados Unidos, con 3,000 velocípedos. (De hecho, vinieron a estudiar el modelo de Ecobici y lo adoptaron.) Compartir bicicletas aumenta el número de viajes en bici en una ciudad y mejora la cultura del pedal. El crecimiento en el ciclismo también es estimulado por los cierres de fin de semana de las calles a los vehículos automotores y por eventos masivos en bicicleta. Todos estos parecen llegar a ser más comunes en Estados Unidos.

48% de los viajes en las ciudades de Estados Unidos son más cortos a 5 km, y hay un gran potencial para seguir creciendo. Sin embargo, mientras que el futuro se ve brillante, Estados Unidos tendrá que luchar para ponerse al día con el norte de Europa, donde la proporción de viajes locales realizados en bicicleta puede ser tan alta como 30%.

Una razón para esto es que ser propietario de un automóvil sigue siendo barato en Estados Unidos. Otra es la ausencia de restricciones al uso del automóvil, lo que en gran medida mejoraría la seguridad de la bicicleta. Los europeos están mucho más dispuestos a tomar medidas para disminuir el tráfico, a crear zonas sin coches, y a designar áreas con menos estacionamiento en calles estrechas. Estados Unidos puede estar coqueteando con la bicicleta, pero de ninguna manera ha terminado su larga historia de amor con el auto.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Blue Captcha Image
Refrescar

*