We love cycling

Ruedan en pendientes de 7%, suben varios cientos de metros de altura, se sofocan en cada pedaleada, se paran del sillín para tener más fuerza, vuelven a resoplar del esfuerzo y de que no jalan suficiente oxígeno, les pega el viento, pero llegan a su destino y son, irremediablemente, felices.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Blue Captcha Image
Refrescar

*